#BionicManDiary, entrada 005: 10 respuestas a la pregunta ¿para qué sirve el biochip?

23 Jun 2015

Desde el momento de la implantación del biochip, me han preguntado repetidas veces lo mismo,  al estilo Shakespeare: “En el momento en que decida convertirme en ciborg, ¿de qué manera cambiaría mi rutina actual? ¿Cuál es el objetivo de modernizarme?

Hoy día, contestaría de 1001 maneras diferentes, y el número de casos de uso que pude explorar durante el proceso continúa creciendo exponencialmente, día con día, literalmente. Dejadme compartir algunos de los casos más realistas y factibles con vosotros.

bionicman51. Abrir cualquier cerradura por contacto

Hace un par de años, di una charla en uno de esos eventos para ingenieros de IT, donde obviamente hablé de la posibilidad de deshacernos de las llaves tradicionales que usamos para abrir las cerraduras hoy en día.

Al  pagar el alojamiento, el cliente podría ir directo a la puerta de la habitación y abrirla solo con tener un smartphone con bluetooth/NFC.

Para hacer la discusión más interesante, aposté una botella de coñac (¡eso es conocer a tu audiencia, ha!) a que las posibilidades de que la industria de HoReCa sería la primera en deshacerse de esta técnica de seguridad rudimentaria: Apuesto a que los hoteles, especialmente, crearán una llave electrónica temporal durante el proceso de reserva de alojamiento a través de servicios como Booking.com.

Por lo tanto, una vez paga el alojamiento, el cliente podría ir directo a la puerta de la habitación y abrirla solo con tener un smartphone con bluetooth/NFC. La recepción, que de momento actúa como intermediaria en el proceso, desaparecería gradualmente, optimizando el coste de las infraestructuras para los hoteleros.

Sin mencionar los beneficios que tendría este enfoque para los usuarios de AirBnB, que generalmente se quejan de que el tema de la entrega de la llave es la parte más molesta del proceso.

Una parte de la audiencia se rió de mi discurso, casi calificándolo de basura. La otra parte, con la esperanza de ganar su botella de coñac, admitió que sí sería posible en un futuro (en 20 ó 30 años). Al parecer había un grupo dentro de la audiencia que sí se lo tomó en serio. De hecho, he recibido un mensaje recientemente del servicio al cliente de Starwood Hotels:

Ahora puedo afirmar lo siguiente: Yo, el primer ciborg profesional del mundo, viajé literalmente al pasado para poder <del>salvar a John Connor, un posible líder de la resistencia anti-máquinas, y detener el Apocalipsis</del>- predecir el presente a un grupo de desarrolladores. Este futuro es aquel donde no necesitas ninguna clave de “hardware” “real” para abrir cualquier cerradura. Un biochip puede obtener y conservar los derechos de admisión de cualquier puerta, independientemente de que sea de una habitación de hotel, una casa, un garaje o de un coche.

2. Reemplazo del carné de conducir y pasaporte

¿Qué es exactamente un carné de conducir? Es un pedazo de plástico mal tratado con la foto del dueño adornada con hologramas, así como su nombre, apellido, fecha de nacimiento, número único y las categorías de vehículos autorizados.

La Inspección Estatal de Seguridad Vial (State Road Safety Inspection), ha perdido la esperanza por la imposibilidad de evitar la falsificación de carnés y placas (ningún holograma podría evitarlo). Es por eso que cuando la policía detiene un coche, el inspector revisa el carné de conducir y el certificado del coche en su base de datos, para saber si el pedazo de plástico es legítimo (y si el dueño es una buena persona).

¿Cómo sería el proceso completo si el biochip entrara en juego? El inspector colocaría el lector a través del vidrio, y yo colocaría la mano del otro lado, y eso sería todo. Después de todo, el inspector realmente no necesita el plástico, él trabaja con la información: utiliza el número de carné para buscarlo en la base de datos, luego verifica que la de la foto sea la misma persona que conduce. Cuál es el soporte que contenga la información necesaria, ya sea un trozo de plástico o un pedazo de silicona bajo la piel, no le importa.

 

Además, el chip tiene ciertas ventajas al respecto. Por ejemplo, la información que contiene el chip está cifrada y disponible sólo para el inspector que tenga la necesidad de leer y descifrar la información mientras trabaja; esta información dejaría de ser accesible inmediatamente después de que el inspector terminase su jornada.

3. Tarjeta de descuento universal

Tengo una amiga que es compradora compulsiva, (todos tenemos una amiga así y, en la mayoría de los casos, se llama Julia). Ya no es capaz de guardar todas sus tarjetas de descuento en su cartera, entonces las guarda en una cartera adicional, como el revólver del Coronel Colt.

¿Por qué seguir aumentando el número de tarjetas de este tipo, para tener más pedazos de plástico inútiles? Lo único que necesitas es tu ID almacenado en tu biochip.

Las empresas valoran a los clientes leales, por eso se esfuerzan tanto en la implementación de programas de fidelización: los compradores compulsivos se llevan un “gracias”  mejorado con regalos de valor a cambio de su compra. Pero hay un problema: existen muchas tiendas y sólo un solo cliente para comprar en todas.

¿Por qué seguir aumentando el número de tarjetas de este tipo, para tener más pedazos de plástico inútiles? El propio concepto de un programa de descuento está basado en el ID de cliente único. El resto está almacenado en la base de datos del servidor.

Si se utilizara un biochip para almacenar tus credenciales, todo sería más sencillo: te darían el descuento en el momento en que toques el lector con la mano, mientras que la caja registradora te reconocería de manera inmediata dentro de la base de datos del programa de fidelización.

4. E-Wallet atada a las tarjetas bancarias

Ya que soy capaz de tocar los lectores con mi mano con biochip integrado, ¿por qué no pagar con éste instantáneamente? El uso de NFC (comunicación de campo cercano) para los pagos, ya existe.

Si todo sale bien, en uno de mis video blogs de #BionicManDiary planeados para los próximos meses, os mostraré cómo pagar con el biochip en Starbucks. Si lo consigo, intentaré hacer lo mismo con mis operaciones financieras.

5. Historial del paciente + póliza de seguro

A diferencia de la publicidad engañosa, las compañías de seguro no están dispuestas a pagar dinero por nada. El negocio de los seguros es un producto de cálculo de probabilidades sofisticado, basado en el acceso completo de la aseguradora al historial de salud y estilo de vida del paciente, el cual utilizan para definir los términos del contrato.

Es por eso que incluso para los programas de hipotecas, el seguro requiere un examen médico completo del solicitante, con el fin de evitar certificados de seguro que no sean rentables. Sabes a lo que me refiero. Desafortunadamente, las bases de datos médicas son diferentes para todas las instituciones médicas, los historiales de los pacientes suelen perderse frecuentemente incluso en las organizaciones de salud comerciales y, en la mayoría de los casos, todos se desentienden.

Esto no le otorga ningún beneficio a nadie, ni a la aseguradora, ni al médico, ni al cliente. El chip puede servir para almacenar el historial médico del paciente, incluyendo información hasta de las enfermedades menos importantes, medicamentos comprados, prescritos o tomados, vacunas, procedimientos (como analíticas, rayos X, MRI) con sus respectivos resultados.

En primer lugar, esto ayudará a disminuir el número de casos de diagnósticos erróneos cuando el paciente es atendido por un doctor nuevo: en segundo lugar, se recortarían tanto los costes de seguro como el propio servicio médico: muchos estudios que suelen ser repetitivos ya no serían necesarios. El proceso de obtener una póliza de seguro solo estaría limitado a tocar el lector con la mano.

 6. Acceso a cualquier servicio online (a través del biochip)

La verdadera esencia de la contraseña es algo inhumano: el cambio regular de un conjunto de números y símbolos es una solución muy conveniente para un ordenador: después de todo, éste “piensa” mediante símbolos. A diferencia del humano, el hecho de tener que crear una contraseña nueva, única y sofisticada para cada servicio es prácticamente imposible.

Muchas empresas están buscando maneras de resolver el “problema de la contraseña”: están intentando eliminarla o por lo menos de facilitarle el proceso de acceso a los usuarios. Es muy probable que hayas estado utilizando el “inicio de sesión vía Facebook/Twitter/etc” durante un tiempo. En realidad es un enfoque muy conveniente.

Pero en el momento en que me convertí en un #BionicMan, me di cuenta de que me he vuelto intolerante con algunas cosas. Por ejemplo, no estoy dispuesto a compartir mi información con las aplicaciones y servicios que uso, tampoco con la gente que interactúo en Facebook, ni con nadie más.

En la era del Internet de las Cosas, tales capacidades de autorización, me obligan a que Facebook, Twitter, y Google invadan mi privacidad. La tarea de crear y cambiar contraseñas constantemente para neveras inteligentes, televisiones, cafeteras y otros electrodomésticos, es de suma importancia, y algo que realmente no queremos hacer.

Me molesta el interés que tienen Facebook/Twitter/Google/Yanex en mi información, me parece un poco controvertido. Curiosamente, todas estas empresas creen que la comodidad del proceso de autorización justifica el acceso ilimitado a mi información privada.

Pero éste no es el caso: yo (y estoy seguro que mucha gente que se “conecta” estará de acuerdo conmigo) preferiría acceder vía biochip y proteger toda mi información almacenada y cifrada. O, aún mejor, sería más sencillo tener acceso con un solo toque y ahorrarme el proceso de inicio de sesión al sistema, email, y otras aplicaciones.

7. Configuración del Internet de las Cosas y Casas inteligentes

Imagina que toda tu casa está conectada, incluyendo las cerraduras, luces, grifos, radiadores, la cafetera, el microondas, el collar de tu gato, etc.

Ahora imagínate que vives en una familia de 3-5 personas. Todos con sus preferencias dentro la capacidad de la casa inteligente: desde el brillo de las luces, la temperatura dentro de la casa, el tipo de café que utilizan, hasta la marca y el tipo de agua que compran para la nevera inteligente.

Para poder tener una experiencia placentera viviendo en una casa inteligente, la casa debe estar adaptada a las necesidades de los habitantes. Por ejemplo, cuando John entre a la habitación, se apagan las luces y empieza a sonar el álbum de Guns N’ Roses en iTunes. Cuando camine por el pasillo, la música se debe escuchar por los altavoces del pasillo, mientras que la música de la habitación se apaga para ahorrar en consumo de luz.

Sin embargo, Jane prefiere una atmósfera más confortable escuchando Moonlight Sonata vía Google Play, mientras utiliza la plataforma de Android.

Todo esto sería posible con el biochip. Nadie estaría forzado a pensar en cómo domesticar el IoT, simplemente en vivir la vida, mientras la casa inteligente detecta el biochip, estudia los movimientos y toques, aprendiendo a vivir con su maestro.  Y como resultado, el dueño de la casa disfruta más de la vida.

8. El pase universal a cualquier lugar

Mucha gente compra tarjetas de transporte y billetes de tren… Sí, sí y sí, una persona con biochip no necesitaría nada de esto.

Este caso es igual al de las tarjetas de descuento que mencioné anteriormente. Desde la perspectiva de la máquina, un billete es un simple conjunto de símbolos que corresponden a un permiso otorgado a una persona para viajar a un lugar. Independientemente de qué tipo de transporte sea, el billete se podría presentar o pagar a través del biochip.

9. Protección antirrobos para smartphones, portátiles y otros dispositivos

Uno de los casos de uso más realistas para el biochip es su uso como factor de autenticación adicional para los medios existentes de seguridad.

En la vida real sería algo así: tienes un smartphone protegido con una contraseña, que al introducirla desbloquea el teléfono. Si te robaran el dispositivo, el criminal podría adivinar la contraseña y acceder a tu información privada.

Pero si activaras la protección con biochip, el dispositivo no funcionaría en manos de alguien más, así que a pesar de que el criminal se supiera tu contraseña, no sería capaz de acceder a tu información.

10. Al mando de un ejército de robots personales

Lo creas o no, un niño de 9 años me preguntó (muy seriamente): “¿Cuándo me presentarás al ejército de robots que utilizarás para conquistar y gobernar al mundo para mantener la paz en la Tierra?”

Al principio me quedé sorprendido, pero luego el niño resultó ser un gran fan de Isaac Azimov (¡gracias a Dios que esta generación no está completamente perdida!), y tuvimos una discusión fascinante que al final me hizo volver a pensar en su pregunta.

En teoría, un ser humano que explora una simbiosis potencial entre un organismo vivo y una máquina, podría ser uno de los primeros en dar a conocer varios aspectos desconocidos de esta “asociación” y en aprender a dominar el IoT por tener privilegios de acceso “elevados”.

Habría una inclinación por utilizarlos para la ambición personal. Por las que no dudo que existan buenas intenciones como las que tenemos en Kaspersky Lab, pero no me fiaría de las intenciones de los criminales.

Surgen muchas preguntas: ¿cómo será el hombre biónico en un futuro no muy lejano? ¿Tiene que seguir las tres leyes de la robótica junto con el código de conducta moral y legal? ¿Cuenta ovejas eléctricas cuando se va a dormir?

Vamos a meditar sobre esto – se agradecen preguntas y comentarios.

BionicMan, Entrada 1: La historia de cómo se implantó un chip en mi cuerpo

BionicMan, Entrada 2: Cuando el chip empezó a dar vueltas y a girar por la noche.

BionicMan, Entrada 3: Cuando evadí la contraseña del smartphone.

BionicMan, Entrada 4: Cuando Star Wars resultó estar más cerca que en una galaxia muy muy lejana.