Explicación: Contratos inteligentes, Ethereum y las “ICO”

Tecnología

Nunca había estado tan de moda invertir en proyectos relacionados con criptomonedas y la casi completa ausencia de éxito no parece haber minado las esperanzas de los inversores. En 2017, diversos proyectos ICO (Oferta Inicial de Moneda por sus siglas inglés) se han llevado ya 1.700 millones de dólares.

No hay demasiados proyectos exitosos sobre los que hablar, pero los inversores son optimistas y las criptomonedas como Ethereum quizá sean de ayuda para explicar el motivo.

El top 5 de la capitalización y los precios de las criptomonedas. Fuente

Como podrás comprobar con la tabla anterior, Ethereum está en el segundo lugar, pero dista mucho de la poderosa Bitcoin, aunque en junio de 2017, casi la sobrepasa. ¿Qué hace que Ethereum sea tan especial? ¿Por qué está en el centro de la gran mayoría de ICO este año?

La idea de Ethereum

Desde el punto de vista de un usuario, Bitcoin no es más que un sistema de pago con el que transferir dinero y nada más. Ethereum va un paso más allá de los simples sistemas de pago y permite a los usuarios crear programas basados en wallets (monederos).

Estos programas pueden recibir dinero automáticamente de los monederos, decidir cuánto enviar, adónde hacerlo, etc., pero con una condición: cada programa funciona igual para todos los usuarios. Los programas actúan conforme a unos principios conocidos que son predecibles, iguales, transparentes y que no se pueden modificar. Hay dos tipos de monederos Ethereum: las gestionadas por personas y las gestionadas autónomamente por los programas.

Los programas, también conocidos como contratos inteligentes, se escriben en la cadena de bloques. Por ello, un contrato será almacenado para siempre, todos los usuarios tienen una copia de él y se ejecuta del mismo modo para cualquier participante de la red que quiera usarlo.

Esta innovación ha multiplicado el uso de las monedas basadas en cadenas de bloques.

Ejemplos de contratos inteligentes

¿Qué programas se pueden escribir? Cualquiera que quieras, como por ejemplo un esquema de pirámide. Un contrato inteligente de un esquema de pirámide usaría las siguientes normas:

  1. Si la cantidad x llega de parte de la dirección del monedero A, la registrará.
  2. Si tras ello, llega la cantidad y > 2x de la dirección del monedero B, enviará 2x al monedero A y le registrará la deuda al participante B.

Y así con cada usuario y transacción que venga. De manera opcional, una regla podría enviar el 5 % de todo el dinero entrante al autor del contrato inteligente.

¿Y qué hay de una subasta?

  1. Si la subasta no ha terminado, registrará las direcciones y las cantidades de las pujas de cada participante.
  2. Cuanto la subasta haya terminado, seleccionará la mayor oferta, anunciará el ganador y devolverá el resto de ofertas.

Hay un sinfín de combinaciones posibles de otras entidades y aplicaciones: monederos con diversos titulares, instrumentos financieros, apuestas automáticas, encuestas, sorteos, juegos, casinos, notarios, etc.

Gracias a la cadena de bloques, todos pueden estar seguros de que nadie hace trampas; todo el mundo ve el código del programa y puede comprobar que funciona como se escribió. Nadie robará dinero ni quedará en bancarrota (si es que no hay ni errores ni puertas traseras en el código).

Las limitaciones de los contratos inteligentes

No obstante, los contratos inteligentes tienen algunas limitaciones. Estas son algunas:

  1. Es muy complicado producir números aleatorios en un programa basado en cadenas de bloques que afecta a los sorteos.
  2. No es fácil esconder cierta información en una cadena de bloques, como por ejemplo los participantes de una subasta o sus ofertas. La cadena de bloques se diseñó para ser transparente y eso, a veces, puede ser una desventaja.
  3. Si el contrato requiere información que falta en la cadena de bloques (por ejemplo, el tipo de cambio actual de una moneda), deberás confiar en la persona que añada la información a la cadena de bloques.
  4. Para interactuar con los contratos, los usuarios necesitan ethers, la moneda interna de Ethereum. Los usuarios sin monederos de dinero no pueden participar en votaciones ni en ninguna otra actividad desarrollada en Ethereum.
  5. Los contratos inteligentes funcionan con lentitud. En total, y no por participante, se pueden realizar entre tres y cinco transacciones mundialmente.
  6. Los errores de un contrato inteligente son para siempre. El único modo de solucionar un error es cambiar a otro contrato inteligente. Sin embargo, esta opción debe estar incluida en el programa original y rara vez es el caso.
  7. Los contratos inteligentes pueden congelarse o fallar porque el código del programa puede ser difícil de entender, por lo que los escritores pueden cometer errores críticos (y los usuarios puede que no sepan lo que hace en realidad el código).

Un contrato inteligente Ethereum. ¿Puedes localizar el error que hace posible robar todo el dinero? Muchos usuarios tampoco podrían.

Por último, muchas opciones dependen de las capacidades de los autores de los contratos inteligentes.

El uso principal de los contratos inteligentes

Esquemas, votaciones, casinos, sorteos…Pero lo que en realidad han facilitado los contratos inteligentes es la captación de fondos al estilo IPO.

En primer lugar, un contrato inteligente te permite automatizar la contabilidad. El contrato registra cuánto dinero entra y de quién, computa y distribuye las participaciones y permite que cada participante transfiera y venda dichas participaciones.

En segundo lugar, no hay necesidad de lidiar con direcciones de correo electrónico, tarjetas de crédito, verificadores de tarjetas, autorizaciones de inversores, etc.

Finalmente, todos pueden ver el número de participaciones realizadas y su distribución entre los participantes. La cadena de bloques protege a los participantes de los propietarios de los proyectos realizando participaciones adicionales en secreto o vendiendo la misma participación diferentes veces y a diferentes personas.

ICO: en español, Oferta Inicial de Moneda

El 1 de enero del 2017, 1 ether valía 8 dólares y en junio el valor alcanzó los 400 dólares. Las ganancias fueron gracias al gran número de ICO empleadas en las ofertas iniciales de las participaciones en startups. El deseo de especular con proyectos estimuló la demanda por la criptomoneda (en este caso, Ethereum). Dichos proyectos ahora son innumerables.

Gráfico de precios de Ethereum. Fuente

Los pasos típicos de una cryptostartup:

  1. Se tiene una idea, normalmente relacionada con criptomonedas o cadenas de bloques.
  2. Se necesita dinero para empezar con el proyecto.
  3. Se anuncia al público que se aceptan ethers a cambio de participaciones (o tokens) bajo un contrato inteligente.
  4. Se promociona el proyecto y se incrementa la suma requerida.

La cantidad suele ser entre 10 y 20 millones de dólares y se tarda entre unos minutos y unos pocos días en conseguirla. Típicamente, la ICO está limitada en tiempo y cantidad, lo que causa un frenesí.

A veces, el frenesí alcanza grandes proporciones. Por ejemplo, un proyecto ICO alcanzó 35 millones en 24 segundos. Para beneficiarse, los más conservadores del proyecto pagaron hasta 6.000 dólares de comisión por transacción. La alta demanda de Ethereum combinada con la baja producción aumentó las comisiones.

Retorno de la inversión

Lo que suceda después con los tokens emitidos depende del proyecto. Alguien podría prometer el pago de dividendos en beneficios futuros; otro podría planear aceptar los tokens como pago de los servicios relacionados con el proyecto. Otro podría no prometer nada en absoluto, como hizo el creador de Useless Ethereum Tokens, que manifestó que nadie ganaría nada a cambio y alcanzó 100.000 dólares.

Los tokens tienen cabida en el mundo de las criptomonedas y en él se comercializa con ellos. Aquellos que se perdieran la ICO pueden comprarlos en el intercambio, normalmente con un incremento de precio. Los que participaron en la ICO con la esperanza de revenderlos para obtener un beneficio pueden librarse de ellos en el intercambio, donde se aplican las leyes económicas de la oferta y la demanda (a pesar de no haber producto). No obstante, la diferencia es que no existen reguladores en la criptoindustria, por lo que puede haber una gran inflación de precios.

Como he dicho al principio, no parece haber razones por las que seguir la moda de las ICO, salvo la de hacerse rico con rapidez, pero ahora comprendes un poco la magia tecnológica que los hace funcionar.