5 cosas que hemos aprendido del Kaspersky Cybersecurity Summit

Proyectos Especiales

El Kaspersky Cybersecurity Summit 2017 acaba de concluir, por lo que es buen momento para reflexionar sobre los problemas que se han debatido durante el evento cuyo lema era “What’s next for cybersecurity and technology?”. Se habló de todo, del hackeo de equipos médicos, de informática cuántica y hasta de la carrera espacial.

Esto es lo que he aprendido en la cumbre de Dublín.

1. La cadena de bloques es más que bitcoins

Expertos de diferentes áreas hablaron al detalle sobre cómo se podría usar la cadena de bloques para todo, desde ayudar a agricultores y productores a comprender mejor la cadena alimentaria, a descentralizar el voto online para que sea más difícil de hackear o manipular. Genevieve Leveille, fundador de AgriLedger, cree que la cadena de bloques, si está del todo descentralizada, puede aportar un gran cambio a la democracia. Ello se debatió tras el anuncio de Polys, el sistema de votación online basada en cadena de bloques, lanzado por Kaspersky Lab.

2. Los hackers no son un fenómeno reciente

Normalmente pienso que el término hacker es del siglo XXI, pero en realidad se remonta a principio de los años 70. Un ejemplo famoso fue cuando se empleó la frecuencia móvil de 2600 Hz para permitir a los usuarios hacer llamadas gratuitas de larga distancia.

#hacking #history. #KLNext

A post shared by Kaspersky Lab UK (@kaspersky_uk) on

Además de ello, David Jacoby, un investigador del equipo GReAT de Kaspersky Lab, dijo que muchos de los problemas que sufrimos hoy en día en el sector de la ciberseguridad tienen su origen a principios de los años 80. Las contraseñas son un buen ejemplo, pues seguimos teniendo el problema de las contraseñas poco seguras y los delincuentes se aprovechan de ello para acceder a las redes.

3. Ir a Marte será más fácil que volver

Chiara Cocchiara, de EUMETSAT, dio una charla detallada sobre cómo supone un gran desafío de ingeniería el hecho de llegar a Marte, pero volver sería incluso más difícil. A pesar del riesgo de ser solo un viaje de ida, asegura que hay miles de personas que se apuntan para participar en las simulaciones.

4. El espacio ha sido “hackeado” (de alguna forma)

Mientras hablaba del espacio exterior, Cocchiara también señaló que las naves espaciales del futuro estarán conectadas a Internet mediante satélites (de hecho, la NASA lanzó hace poco conexión a Internet desde el espacio). El problema es que a dichas conexiones podrían acceder los hackers. De hecho, puntualizó que los satélites ya han sido hackeados por el grupo Turla (que Kaspersky identificó en 2014).

5. La carrera por la informática cuántica se ha iniciado oficialmente

La presentación sobre informática cuántica me dejó muy preocupado. Básicamente, un ordenador cuántico, si se escala lo suficiente, sería capaz de romper el cifrado tradicional SSL en cuestión de segundos.

Hay básicamente tres participantes en esta carrera: empresas estadounidenses como Google y Microsoft; la Unión Europea, que se ha comprometido a invertir 1.000 millones de euros para contribuir al desarrollo de un ordenador cuántico funcional; y el gobierno chino.

Cada uno está en una etapa diferente, siendo los chinos los que están a la vanguardia de esta tecnología.

Beginner steps to understand quantum computing. #quantum #computing #klnext

A post shared by Kaspersky Lab UK (@kaspersky_uk) on

Jaya Baloo, que hizo su presentación sobre informática cuántica, también habló de la importancia de comprender la tecnología lo más rápido posible porque el grupo que gane no se lo dirá al resto.

Para terminar, Adam Maskatiya, director general de Kaspersky Lab UK & Ireland, dijo: “ha estado genial ver las investigaciones que se están llevando a cabo sobre nuestro futuro. Además de que las posibilidades que ofrecen la cadena de bloques, la informática cuántica, la medicina conectada y los viajes espaciales son emocionantes, Kaspersky Next también nos ha enseñado los riesgos reales de vivir en un mundo continuamente conectado, pues los delincuentes siguen aprovechando las vulnerabilidades de la tecnología que emplean tanto los negocios como los consumidores. Es imprescindible que sigamos colaborando para comprender la próxima generación de amenazas y luchar para proteger tanto a la industria como a los consumidores”.

Es emocionante anticipar lo que nos puede deparar (o no) el futuro, pero también debemos centrarnos en luchar contra la ciberdelincuencia en el presente.