5 consejos de seguridad para tus viajes si eres (un poco) paranoico

22 May 2019

Advertencia: Esta publicación es para la gente a la que no le gusta que la observen o espíen. ¿Eso las hace paranoicas?

Hacemos todo lo posible para que nuestros hogares sean cómodos y seguros. Algunos, incluso, eligen trabajar desde casa para disfrutar de esa comodidad durante todo el día. El problema es que ellos también tienen que viajar por trabajo a veces, cambiando esa comodidad (y seguridad) por la oportunidad de visitar un lugar nuevo. En la Security Analyst Summit 2019, Marco Preuss y Ariel Jungheit del equipo de análisis e investigación global de Kaspersky Lab dieron una charla sobre cómo proteger la privacidad mientras se viaja. A continuación, os dejamos un resumen de su intervención, dividido en cinco consejos de seguridad para cuando viajes.

1. No descuides tus pertenencias

Seguro que ya lo sabes, pero te recuerdo que, si descuidas tu mochila en el aeropuerto durante un minuto o dos, esta puede acabar destruida físicamente a manos del equipo de seguridad.

Pero no nos centremos solo en los aeropuertos, debes mantener tus pertenencias más importantes (como tu teléfono, portátil y demás) contigo en todo momento y dondequiera que estés. Por tanto, llévate todo cuando salgas de la habitación del hotel y no dejes el portátil en la mesa de la cafetería si tienes que ir al baño. Y, evidentemente, todos tus dispositivos deben contar con una contraseña de seguridad, así que acuérdate de bloquearlos cuando no los estés utilizando.

2. Asegúrate de cifrar tus dispositivos

Aunque siempre lleves contigo tus pertenencias, también te pueden robar. Las mochilas con sistemas antirrobo de alta calidad ayudan, pero no son garantía de nada. Y, como sabemos, la información que almacena el dispositivo suele ser más valiosa que el propio dispositivo; por tanto, lo que debes proteger es la información, es decir, debes asegurarte de que toda la unidad de almacenamiento del dispositivo esté cifrada.

Los dispositivos con las versiones más recientes de Android están cifrados por defecto, al igual que los dispositivos iOS, que están protegidos con un código de acceso o contraseña. Con la información de este enlace podrás activar el cifrado de disco completo, también conocido como BitLocker en Windows y, para activar esta misma función (FileVault) en macOS, visita este otro.

3. Cómo detectar micrófonos y cámaras ocultas y cómo anularlas

¿Has escuchado alguna historia sobre cámaras ocultas en alojamientos de Airbnb? Pues sigue pasando y nunca sabrás quién será la próxima víctima. Además, si eres una persona de negocios, político, activista de los derechos humanos o periodista, alguien puede intentar instalar micrófonos ocultos (o bugs) en la habitación del hotel o en el apartamento que hayas alquilado para espiar tus conversaciones.

Por suerte, es sencillo encontrar estos dispositivos de vigilancia. Tan solo necesitas una pequeña herramienta que incorpore un escáner de frecuencias que te permita encontrar las fuentes emisoras de ondas electromagnéticas (que normalmente emiten las cámaras y micrófonos inalámbricos) y una combinación con diodos emisores de luz (LED) y un vidrio rojo para encontrar las cámaras.

Esto último es posible simplemente porque la lente de la cámara refleja la luz mucho más que otras superficies; de ahí que al usar este equipo puedas percibir un punto de luz rojo cuando dirijas la lámpara LED hacia la cámara y veas a través del vidrio rojo. Estos dispositivos son muy baratos y los puedes encontrar en tiendas online por menos de 50 dólares.

Asimismo, también puedes detectar cámaras que utilicen iluminación infrarroja en las inmediaciones con teléfono, ya que su cámara puede detectar las emisiones infrarrojas (pero ten en cuenta que algunos teléfonos, como los iPhone, tiene un filtro infrarrojo muy fuerte en sus cámaras).

Estas técnicas no darán con micrófonos con cables ocultos, pero siempre puedes ocultar tus conversaciones dejando el agua del grifo correr o con cualquier ruido producido por servicios como Noisli. El ruido de fondo puede sabotear casi por completo las grabaciones, lo que (seguramente) protegerá tus conversaciones en la habitación.

4. Cómo diferenciar un espejo de un vidrio de visión unilateral

¿Te acuerdas de los espejos de las salas de interrogación de las películas? La persona que está dentro de la sala ve un espejo, pero las del otro lado ven como una ventana que da hacia la sala. No son muy comunes, a excepción de las salas de interrogatorio y de las películas de detectives, pero existen. Así que, si te encontraras dentro de la trama de una película de espionaje en la vida real, ahora ya sabes cómo protegerte de estos espejos.

Por lo general, es muy fácil: solo tienes que colocar un dedo en la superficie del espejo y, si hay un espacio entre tu dedo y su reflejo, se trata de un espejo normal compuesto por una capa de vidrio sobre una superficie reflectante. Si no existe dicho espacio, puede tratarse de un vidrio de visión unilateral, por lo que existe la posibilidad de que alguien te esté observando o grabando al otro lado. También puede ser un espejo normal sin vidrio sobre la superficie reflejante, como, por ejemplo, los espejos de los coches.

Pero, como es mejor prevenir que curar, es muy probable que no te quieras desnudar frente a este espejo. La solución es sencilla: cúbrelo con una manta o, al menos, intenta no trabajar con información confidencial frente a él.

5. Utiliza un ratón y teclado con cable

Como ya sabes que no deberías utilizar el ordenador público del vestíbulo del hotel o el de tu anfitrión, lo más probable es que lleves tu propio portátil. Pero también deberías llevar contigo un ratón y teclado con cable y de confianza, ya que existen ataques que permiten que otra persona husmee donde haces clic o qué tecleas o que inyecte clics mediante dispositivos externos inalámbricos, incluso aunque la comunicación entre tus periféricos y el ordenador esté cifrada.

No es muy probable que viajes con un teclado inalámbrico, pero recuerda dejar también tu ratón inalámbrico en casa. Debería bastar con el touchpad del portátil, pero si no estás cómodo, llévate el clásico ratón con cable.

Algunas de las precauciones y acciones que acabamos de describir son más evidentes que otras, pero son igual de importantes. Suelo encontrarme con gente que no sigue las medidas de seguridad más obvias (debo hacer un gran esfuerzo para contenerme y no gastarles una broma cuando dejan sus portátiles desatendidos y desbloqueados). Por tanto, creo que viene bien recordar de vez en cuando los principios básicos, ya que no parecen ser tan evidentes. Y, recuerda, ¡viaja siempre con seguridad!