En mi casa mando yo: tecnologías de seguridad para el hogar

5 Ago 2019

Tu hogar es tu isla privada de tranquilidad en la que puedes descansar a tus anchas… siempre que sea seguro, claro. De lo contrario, el día menos pensado puede convertirse en un lugar público. Dicho esto, hemos hecho una selección de tendencias y nuevos productos en el campo de las tecnologías de seguridad para explicarte sus ventajas y qué debes tener en cuenta como usuario.

Sistemas de hogar inteligente, drones, IA: analizamos las principales tendencias e innovaciones en el campo de la seguridad para el hogar

Sistemas de seguridad DIY

Los analistas pronostican que en los próximos años más y más gente instalará sus propios sistemas de seguridad y monitorizará sus hogares sin ayuda profesional. El mercado ofrece ya diversos sistemas que no requieren conocimientos ni habilidades especiales para instalarlos o manejarlos. El ahorro en la instalación y el hecho de no tener que conectarse a una oficina de seguridad centralizada son cuestiones importantes, por lo que dichos sistemas tienen una alta demanda. Sin embargo, si estás pensando en comprar un sistema DIY, hay que tener en cuenta algunos de los inconvenientes con los que deberás lidiar.

Primero, que la alarma se puede activar en cualquier momento, sin importar la hora. Imagínate que estás pasando la noche en casa de un amigo o de vacaciones en la playa cuando, de repente, te llega un mensaje del sistema de seguridad. ¿Qué haces? ¿Estudias la grabación de la cámara allí, en mitad de la noche, para ver si la alarma cometió algún error? ¿Ignoras el mensaje? ¿Lo pospones hasta mañana temprano? ¿Qué pasaría si se hubiesen colado a tu casa para robar?

En segundo lugar, siempre aparecen problemas potenciales de comunicación. Imagina que la batería de tu teléfono decide morirse en el momento equivocado o que no tienes cobertura por estar en medio de la nada. Y en este mismo momento, los ladrones allanan tu hogar. El sistema de seguridad intenta advertirte, pero no estás disponible y los mensajes no te llegan. Puede que te suene a disparate, pero no es imposible.

En tercer lugar, si te haces totalmente responsable de la protección de tu hogar, no habrá nadie allí que supervise el propio sistema de seguridad. Y cualquier tecnología, incluso la de seguridad, puede presentar vulnerabilidades que los criminales aprovecharían en su beneficio.

Por ejemplo, en 2017, el investigador Ilia Schnaidman descubrió errores en el sistema DIY de iSmartAlarm que permitían a un intruso tomar el control de cualquier sistema de alarma para activarlo o desactivarlo. Y, recientemente, los expertos de Kaspersky hackearon un hogar inteligente de Fibaro y lograron no solamente desactivar el sistema de seguridad y las cámaras de vigilancia, sino también abrir a distancia la puerta delantera, la cual contaba con una cerradura inteligente.

Los expertos de Kaspersky pudieron hackear el hogar inteligente de Fibaro

Un ejército de dispositivo inteligentes en el hogar

Los componentes para los hogares inteligentes no relacionados con los sistemas de seguridad también te dejan comprobar cómo va todo por casa. Por ejemplo, un timbre inteligente puede usarse para ver y hablar con las visitas, incluso si estás al otro lado del mundo.

Y si son quienes dicen ser, se puede enviar un comando a la cerradura inteligente para dejarlos entrar. O se puede configurar la puerta para que se abra automáticamente con alguien en concreto, como, por ejemplo, una persona que conoces y en la que confías que se encarga de la limpieza. Una cerradura inteligente también te deja verificar si alguien se acordó de cerrar en primer lugar.

Las luces inteligentes pueden encenderse de repente si hay alguien rondando en tu patio y tú estás fuera. A veces, eso es suficiente para espantar a los ladrones novatos. Además, muchos fabricantes de sistemas ofrecen el modo de iluminación “a distancia” con el que las luces inteligentes simulan tu presencia encendiéndose y apagándose en ciertos momentos.

Pero como todas las tecnologías relativamente nuevas, los dispositivos inteligentes son vulnerables. Se pueden hackear y usar en tu contra. Y cuanto más complejo sea el equipo, más proclive será a mostrar fallos sin razón aparente.

Añadamos algo de inteligencia

Otra tendencia en el campo de la seguridad del hogar es la inteligencia artificial (IA). A diferencia de los dispositivos inteligentes, los sistemas de IA son capaces de aprender y adaptarse. Dentro de las tecnologías de seguridad, estos están preparados para distinguir las amenazas reales de las imaginarias; por ejemplo, diferenciar entre un ladrón allanando tu casa y tu hijo trepando por una ventana. Por lo tanto, la alarma grita “que viene el lobo” con menor frecuencia, de modo que los usuarios y el personal de seguridad están más atentos cuando ésta se enciende.

Para lograrlo, los desarrolladores emplean una variedad de tecnologías. El reconocimiento facial permite que el sistema otorgue luz verde a los residentes, visitas habituales, como familiares y amigos. Por su parte, la geovalla detecta, por ejemplo, cuando alguien se acerca mucho a una estructura o si se queda mucho tiempo cerca de la puerta.

Por supuesto, aún debe mejorarse la exactitud en las decisiones que toma la IA. Por no decir que se puede engañar al cerebro electrónico del mismo modo que al humano. Por ello, aún es muy pronto para reemplazar a las personas en las tareas de monitorización de los sistemas de seguridad.

Robots guardaespaldas

La mayoría de los sistemas y los dispositivos descritos anteriormente, inteligentes o no, están inmóviles y no puede desplazarse libremente, lo que significa que, en teoría, tienen puntos ciegos. Desde esta perspectiva, por así decirlo, Sunflower Labs presentó un proyecto interesante.

Alrededor del perímetro del lugar se encuentran instaladas lámparas de jardín equipadas con micrófonos y sensores de movimiento/vibración. Al notar algo que se considere sospechoso, lo notifican al propietario, que utiliza la aplicación móvil para lanzar un dron con cámara. El dron automáticamente traza una trayectoria hacia el lugar en el que se ha localizado el problema y transmite vídeo en directo con su cámara para que el propietario pueda visualizarlo. Tras completar su recorrido, regresa a la base para cargarse y desde allí sube la información a la nube.

Nos surgen diferentes dudas: ¿Funciona el dron con un clima adverso? ¿Puede el atacante derribarlo y, en tal caso, cómo protegerá el sistema al usuario? ¿Es muy difícil secuestrar un dron? Sin embargo, desde un punto de vista más amplio, los desarrolladores buscan nuevos métodos para hacer que la seguridad del hogar sea más confiable y fácil de usar.

El Internet de las Cosas aún tiene que convertirse en un faro de seguridad de la información

Buscando autonomía

Como puedes ver, los sistemas de seguridad y otras tecnologías de protección se están volviendo flexibles, autónomas y accesibles, lo que es bueno. En el futuro, más gente podrá supervisar la seguridad de sus hogares en tiempo real y responder rápidamente a los incidentes.

Por otra parte, la transición hacia los sistemas independientes de seguridad y las soluciones inteligentes requerirá un mayor conocimiento de la seguridad de la información por parte de los usuarios. Para evitar que tu sistema de seguridad se convierta en un arma en las manos de un intruso, debes, al menos, estar al tanto de las vulnerabilidades e instalar puntualmente todas las actualizaciones.