El 15% de los empleados españoles ha fingido alguna vez que sus dispositivos estaban instalando actualizaciones para no tener que asistir a una llamada o reunión. Esta excusa podría ser plausible ya que las actualizaciones de software pueden interrumpir la jornada laboral. De hecho, casi un tercio (32%) de los profesionales afirma haber llegado tarde a una llamada por culpa de las actualizaciones. Estos son los resultados de un reciente estudio encargado por Kaspersky para explorar las actitudes y hábitos de los trabajadores en relación con las actualizaciones.

Las reuniones frecuentes suelen ser uno de los quehaceres menos agradables de la rutina de la oficina. La transición al trabajo remoto y a las reuniones virtuales no ha ayudado, dado que los profesionales siguen experimentando fatiga por las videollamadas y se sienten más cansados al final de la jornada laboral. Como muestra la reciente investigación de Kaspersky, algunos empleados encontraron una excusa para saltarse algunas de sus llamadas: fingieron que sus dispositivos de trabajo no estaban disponibles debido a las actualizaciones.

Es sencillo que los compañeros se lo crean, ya que es algo habitual que les puede haber ocurrido a ellos mismos. Además de las citas perdidas, el 33% de los empleados españoles ha perdido parte de su trabajo o datos no guardados cuando su PC o portátil se reinició después de instalar las actualizaciones.

Con todo, algunos empleados ven este tiempo de inactividad del dispositivo como una oportunidad para procrastinar, ya que el 24% de los encuestados en España admite que ha instalado actualizaciones para perder tiempo en el trabajo deliberadamente. Sin embargo, a los empleados no les gusta en su mayoría interrumpir sus tareas, por lo que el 62% desea que las actualizaciones se realicen fuera del horario laboral para mantener su productividad.

"Normalmente, las actualizaciones se descargan durante el horario laboral en modo silencioso y no afectan a la actividad. Sin embargo, para aplicarlas al sistema, es necesario reiniciar. Por supuesto, algunos asuntos son inaplazables, así que normalmente el usuario puede reiniciar en un plazo determinado. Como podemos ver, algunas personas no reciben estas notificaciones o no quieren hacerlo. Por lo tanto, el reinicio requerido puede ocurrir en el momento más inoportuno - justo antes de una llamada importante o cuando están escribiendo un largo correo electrónico", - comenta Egor Kharchenko, Gerente del Grupo de Servicios y Activos de TI en Kaspersky.

Para que las actualizaciones sean cómodas para los empleados y los administradores de TI, Kaspersky recomienda a los departamentos de TI realizar lo siguiente:

  1. Planificar las actualizaciones más cerca del final de la jornada laboral, cuando los dispositivos siguen encendidos y pueden descargar las actualizaciones necesarias, pero la actividad de los empleados suele ser menor.
  2. Si es posible, utilizar la tecnología wake-on-LAN. Esta permite encender las estaciones de trabajo a través de la red, de modo que las actualizaciones pueden descargarse fuera del horario laboral.
  3. Dividir a los usuarios en varios grupos, incluido uno de prueba. Actualizarlos uno a uno, para que el departamento de TI pueda ayudar a todos a tiempo si algo va mal.
  4. Informar al personal sobre la función de autoguardado disponible en algunos programas de productividad de oficina: guardará automáticamente todos sus cambios.
  5. Instalar una solución de protección de endpoints con funciones de gestión de parches, como Kaspersky Endpoint Security for Business. Además, las tecnologías de detección de comportamientos y prevención de exploits no permiten que los ciberdelincuentes aprovechen los problemas de seguridad no parcheados.

El informe complete está disponible en este enlace.

Sobre el estudio

Kaspersky ha encargado a Savanta, en abril de 2021, la realización de una encuesta online a 15.000 encuestados para conocer las tendencias a la hora de actualizar los dispositivos. La muestra incluye 1.000 encuestados de cada uno de los siguientes países: Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y España; y 500 de cada uno de los siguientes países: Estados Unidos, Países Bajos, Austria, Portugal, Rumanía, Emiratos Árabes Unidos, Turquía, Sudáfrica, China, India, Australia, Brasil, México, Argentina, Colombia, Chile, Perú y Rusia. Todos los encuestados utilizan un PC, un smartphone y/o una tablet para su vida personal o laboral, contando el 76% de los encuestados con empleo.

Kaspersky

Kaspersky es una compañía global de ciberseguridad y privacidad digital fundada en 1997. La profunda experiencia de Kaspersky en inteligencia de amenazas y seguridad se está continuamente transformando en innovadoras soluciones y servicios de seguridad para proteger a empresas, infraestructuras críticas, gobiernos y consumidores en todo el mundo. El extenso portfolio de productos de seguridad de la empresa incluye su reputada solución de protección de endpoints, junto con una serie de soluciones y servicios de seguridad especializados para combatir las sofisticadas y cambiantes amenazas digitales. Más de 400 millones de usuarios son protegidos por las tecnologías de Kaspersky y ayudamos a 240.000 clientes corporativos a proteger lo que más les importa. Obtenga más información en www.kaspersky.es

El 15% de los empleados españoles ha fingido alguna vez actualizar sus dispositivos para evitar una videollamada

El 15% de los empleados españoles ha fingido alguna vez que sus dispositivos estaban instalando actualizaciones para no tener que asistir a una llamada o reunión.
Kaspersky Logo