Skip to main
content/es-es/images/repository/isc/2017-images/web-img-12.jpg

Según el FBI, las víctimas de estafas online en Estados Unidos perdieron 672 080 232 USD en 2014 y registraron casi 270 000 denuncias. Nadie quiere convertirse en víctima (o una estadística), pero con la constante evolución de los métodos, los hackers intentan mantenerse un paso por delante de las masas. Aquí encontrarás una lista de las seis principales estafas online y cómo evitar caer en la trampa.

1) Estafas de ofertas de empleo

Recibes un correo electrónico no solicitado en el que se ofrece un trabajo, normalmente no relacionado con tu área de especialización, a menudo para un puesto misterioso de comprador u otro puesto similar. Cuando aceptas, se te paga mediante un cheque o giro postal un importe superior al que ofrecía tu "empleador". A continuación se te solicita que devuelvas la diferencia, y descubres que el cheque o giro postal original era falso, y que has perdido el dinero que has enviado a tu empleador falso.

Con el ascenso de los sitios de redes sociales profesionales como LinkedIn, las ofertas de trabajo no solicitadas son cada vez más habituales, lo que significa que cualquier persona que esté deseosa de trabajar tiene que convertirse en un experto a la hora de diferenciar las ofertas legítimas de las estafas. Si decides aceptar un trabajo, nunca cobres cheques sospechosos sin asegurarte de que son auténticos. Para estar seguro, pide a tu banco que ponga los fondos "en espera" hasta que se compruebe la legitimad del cheque o el giro postal. En cuanto se te solicite que devuelvas la "diferencia", esto debería ser una señal de que estás involucrado con una estafa.

2) Estafas de lotería

Recibirás un correo electrónico en el que se afirma que has ganado una lotería poco conocida, generalmente en otro país, y siempre con un enorme desembolso. Puede que también tengas que pagar una pequeña suma para "liberar" tus ganancias. Se te pedirá que envíes datos personales a modo de verificación; de repente te has convertido en una víctima del fraude de identidad y has perdido el dinero que has enviado.

Las estafas de lotería tienen señales inequívocas:

  • El correo electrónico es de una persona, no una empresa.
  • No eres el único destinatario.
  • Nunca habías oído hablar de esa lotería.

Si recibes un mensaje de correo electrónico de este tipo, haz una búsqueda rápida en Google para comprobar si es legítimo (nunca lo es). Todos queremos encontrar una forma fácil de obtener ingresos extraordinarios, pero si no compras un billete, hay muchas probabilidades de que no hayas ganado la lotería. Nunca envíes información personal por correo electrónico a alguien que no conoces, y nunca confíes en nadie que intenta darte dinero a cambio de nada.

3) Estafas de beneficiario

Recibes un correo electrónico de alguien que quiere mover dinero rápidamente. Estos correos electrónicos a veces provienen de personas que afirman ser de la realeza (probablemente hayas oído hablar de la estafa del príncipe nigeriano), pero habitualmente provienen de un "empresario" que dice que quiere sacar unos millones del país y necesita tu ayuda a cambio de darte una parte de los beneficios. El remitente incluye la información suficiente para que la oferta parezca legítima. Pero el dinero siempre se retrasa, y ya estás enganchado realizando muchos pequeños pagos para facilitar la transferencia de fondos. Caer en esta trampa es fácil si estás en un momento en el que la suerte no te sonríe; sin embargo, debes buscar algunas señales que te indiquen que esto no es lo que parece. Una gramática y ortografía pobres en el correo electrónico original, y una dirección de respuesta que no coincida con la del remitente demuestran que, especialmente en Internet, cualquier cosa que suena demasiado buena para ser verdad, definitivamente lo es.

4) Estafas de citas online

Conoces a alguien a través de un sitio web de citas o una sala de chat, empezáis a conoceros el uno al otro, y todo puede parecer muy real. Sin embargo, nunca se puede estar seguro de quién está al otro lado de la pantalla. Si te encuentras en una relación online con alguien que comienza a pedirte dinero o ver fotos íntimas, o te pide que redirecciones los elementos que te envía, entonces la persona que has conocido es un estafador. Los "catfishers", como se les llama a veces, suelen utilizar la identidad de una persona real para parecer auténticos y proporcionar datos reales, pero envían fotos e información de contacto falsas para cubrir sus huellas. Las estafas de citas online tienen algunos componentes clave:

  • Demostración de emociones fuertes en un corto periodo de tiempo.
  • Un movimiento rápido de los sitios de citas a los canales privados.
  • Peticiones de dinero con la excusa de tener dificultades personales, por ejemplo, un pariente enfermo o un negocio arruinado.

Evitar estas estafas significa escudriñar cuidadosamente cualquier relación online que se desarrolla demasiado rápido. Nunca des dinero a alguien a menos que también tengas una relación sin conexión con él o ella. Y si decides tener una cita con esta persona fuera del ciberespacio, asegúrate de que la gente con la que compartes tu vida sabe donde estarás, solo para garantizar tu seguridad.

5) Estafas de fraudes de organizaciones benéficas

Tras los desastres naturales a gran escala u otras tragedias públicas de alto perfil, quieres ayudar de cualquier manera que puedas, y los estafadores saben aprovechar este sentimiento. Crean cuentas y sitios de donación falsos, y luego diseñan un correo electrónico estratégicamente emocional para solicitar fondos que nunca llegan a las víctimas. Estas estafas tienen éxito porque explotan la compasión, pero asegúrate de llevar a cabo siempre tu propia investigación. Verifica cualquier sitio de donaciones y asegúrate de que realmente estén afiliados con las cuestiones que pretenden representar. No realices ninguna donación a un sitio que parezca sospechoso. Cualquier organización benéfica auténtica tendrá un sitio web sólido con una declaración sobre su misión y documentación de exención de impuestos.

6) Estafas de reparación

Se trata de una estafa que empieza en el mundo real y se mueve rápidamente al mundo online. Recibes una llamada telefónica de alguien que afirma que trabaja para "Microsoft" u otra gran empresa de software, y que afirma que puede solucionar los problemas del ordenador de sobremesa, como la lentitud de las velocidades de Internet y los tiempos de carga. Parece útil, y cuando llega el correo electrónico a tu bandeja de entrada, descargas un programa de acceso remoto, que permite a los estafadores tomar el control de tu ordenador e instalar malware. No todos los consumidores son expertos en tecnología, por lo que muchos no saben cómo funciona su ordenador de sobremesa y los estafadores pueden intimidarlos fácilmente. Una vez que instalan malware, tienen acceso a los archivos, los datos y la información personal.

Nunca aceptes ningún consejo de reparación no solicitado, y no compres servicios de reparación a menos que estés absolutamente seguro de que sabes con quién estás hablando. No permitas a nadie que acceda de forma remota a tu ordenador. Si alguien llama, pide información de identificación. Hay muchas probabilidades de que si formulas suficientes preguntas, el estafador se de cuenta de que no te puede engañar.

Ahora que sabes lo que puedes esperar de los ciberestafadores, asegúrate de vigilar estos gusanos para evitar que te timen. Los estafadores cada vez son más listos, por lo que se necesita una vigilancia constante para proteger tu ordenador e información.

Otros artículos y enlaces relacionados con las ciberamenazas

Las 6 principales estafas online: cómo evitar ser víctima

Los usuarios suelen cometer los mismos errores comunes que se pueden aprovechar fácilmente. A continuación se ofrece un resumen de los 10 principales errores que los usuarios cometen y cómo evitarlos para que tú y tu red os mantengáis seguros.
Kaspersky Logo