En el sector informático, por cifrado se entiende la conversión de datos con formato legible en datos con formato codificado de forma que solo se pueda leer y procesar una vez se hayan descifrado.

El cifrado es el componente esencial de la seguridad de datos y la manera más simple e importante de evitar que la información de un sistema sea robada o leída por cualquier persona que quiera utilizarla con fines ilícitos.

Su uso está muy extendido en Internet, tanto entre usuarios concretos como en grandes corporaciones, que utilizan el cifrado para garantizar la inviolabilidad de la información de usuario que se intercambia entre un navegador y un servidor.

Dicha información incluye desde los datos de pago de un usuario hasta su información personal. Empresas de todos los tamaños suelen utilizar el cifrado para proteger los datos confidenciales en sus servidores y bases de datos.

¿Por qué es necesario el cifrado?

Además de la ventaja evidente de proteger información privada para evitar que sea robada o expuesta, el cifrado también permite comprobar si la información es auténtica y si procede del origen que indica. Se puede utilizar para verificar el origen de un mensaje y para confirmar que no se haya alterado durante su transmisión.

La clave

Los conceptos básicos del cifrado giran en torno a la idea de los algoritmos de cifrado y de las "claves". Cuando se envía información, es cifrada mediante un algoritmo y solo se puede descifrar utilizando la clave adecuada. Una clave puede almacenarse en el sistema que la recibe o transmitirse junto con los datos cifrados.

Métodos

Para codificar y descodificar la información se utilizan distintos métodos, que van evolucionando conforme el software y las formas de interceptar y robar información cambian. Entre otros, incluyen:

  • Cifrado simétrico: también denominado algoritmo de clave secreta, es un método singular de descodificación de un mensaje que debe proporcionar al receptor para poder descodificarlo. La clave que se utiliza para la codificación es la misma que la de descodificación, lo que facilita el proceso a los usuarios. Pese a ello, el hecho de que la clave se tenga que enviar al receptor aumenta el riesgo a ser expuesta si es interceptada por un tercero, como un hacker. La ventaja es que este método es mucho más rápido que el método asimétrico.
  • Criptografía asimétrica: este método se vale de dos claves diferentes, públicas y privadas, relacionadas matemáticamente. Las claves son básicamente números grandes que se han emparejado entre sí sin ser idénticos, de ahí el uso del término asimétrico. Si bien la clave pública se puede compartir con cualquiera, la clave privada debe permanecer en secreto. Ambas claves se pueden utilizar para cifrar un mensaje y, para descodificarlo, se utiliza la opuesta a la que se utilizó para la codificación.

Artículos relacionados:

Productos relacionados:

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestros sitios web. Al utilizar y seguir navegando por este sitio web, aceptas las cookies. Haz clic en "más información" para obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web

Aceptar y cerrar