Aunque los ordenadores tienen una presencia constante en la vida moderna, mucha gente no es consciente de los enormes riesgos que conlleva la continua interacción con la tecnología.

Por más que los virus informáticos constituyen una de las formas más antiguas de malware (en otras palabras, software malintencionado diseñado para causar daños), su habilidad para evitar que los detecten y para multiplicarse se traduce en que estos programas siempre serán una fuente de preocupación. Comprender lo que puede hacerle un virus a tu ordenador es el primer paso para proteger a tu equipo y a tu familia de un ataque.

Potencial de un virus informático

Lo único que determina que un software se denomine "virus" es en realidad que el programa tenga la capacidad de infectar a otros equipos. Por lo tanto, no todos los virus suponen una amenaza directa para el ordenador, pero, con frecuencia, incluso los virus latentes permitirán que los ciberdelincuentes o los hackers instalen programas más dañinos, como gusanos y troyanos.

Independientemente del virus informático concreto, el programa consumirá recursos del sistema mientras se ejecuta, lo que ralentizará el sistema o lo detendrá de forma brusca si el virus acapara los recursos suficientes o si hay muchos virus ejecutándose al mismo tiempo.

A menudo, el virus informático tiene algún tipo de intención maliciosa, escrita en el propio virus o asociada a otros elementos de malware que instale el virus. Este software puede llevar a cabo una serie de acciones dañinas, como abrir una "puerta trasera" en el ordenador por la que los hackers pueden entrar y hacerse con el control del sistema o robar información personal y confidencial, como contraseñas de banca online o números de tarjetas de crédito. También podría dirigir tu navegador a páginas no deseadas, a menudo pornográficas, o incluso bloquear el ordenador y pedir un "rescate" para desbloquearlo. En los casos más graves, los virus pueden dañar archivos importantes del ordenador e inutilizar el sistema. Los productos con el sistema operativo Windows a menudo son el objetivo de estos tipos de vulnerabilidades, así que garantiza tu seguridad si estás ejecutando el sistema operativo más reciente, XP o Windows 8: la seguridad es fundamental.

Cómo convertirse en un usuario informático experto

Con todo el daño que puede causar un virus, seguramente te preguntarás cómo puedes protegerte a ti mismo y a tu familia de estas amenazas. El primer paso es el más evidente y se reduce a utilizar el ordenador con sensatez.

Asegúrate de que todos los programas cuentan con la última versión del software antivirus instalada. Esto es de especial importancia en el caso de programas como el sistema operativo, el software de seguridad y el navegador, pero también se aplica a casi todos los programas que utilices con frecuencia. Los virus se aprovechan a menudo de los bugs o los exploits existentes en el código de dichos programas para propagarse a otros equipos y, aunque las empresas que crean los programas arreglan las agujeros de seguridad con rapidez, las revisiones solo funcionan si se descargan en el ordenador.

Asimismo, es importante evitar llevar a cabo acciones que puedan poner tu equipo en peligro. Entre ellas se incluye abrir archivos adjuntos de correo electrónico no solicitado, visitar sitios web desconocidos o descargar software de páginas no fiables o de redes de transferencia de archivos peer to peer (P2P). Para asegurarte de que toda la familia es consciente de los riesgos, todos los miembros deben aprender estos procedimientos. También se debe supervisar el uso que hacen los niños de Internet, para comprobar que no visitan sitios web sospechosos ni descargan programas o archivos al azar.

Cómo instalar software antivirus para la detección y prevención de virus

El siguiente paso importante para proteger tu ordenador y a tu familia consiste en instalar un software de seguridad para ordenadores fiable y capaz analizar el sistema de forma activa y proporcionarte protección antivirus. No obstante, debes saber que no todas las soluciones de seguridad son iguales.

En Internet abunda el software antivirus gratuito, pero la mayoría no es lo suficientemente seguro para ofrecer una protección completa ni se actualiza con la frecuencia necesaria para que resulte eficaz. Por horrible que parezca, algunas instancias de este software gratuito no solo no hacen nada sino que instalan virus, adware, spyware o troyanos cuando intentas descargar e instalar el programa.

Si el precio es un factor importante, la mejor opción es buscar una solución de seguridad en Internet a un precio competitivo que ofrezca una prueba gratuita del antivirus, para que puedas ver el software en acción y cómo responde tu ordenador después de limpiarlo y antes de que tomes la decisión de comprarlo.

Pero lo más complicado es que, si bien cada día se combaten muchas amenazas, surgen muchas otras que las sustituyen. Esto se traduce en que los virus informáticos seguirán siendo un problema mientras exista Internet. Ignorarlo o pensar que no va a afectarte a ti es la mejor forma de poner tu ordenador en peligro y arriesgar tanto la información de tu familia como tu propia tranquilidad.

Otros artículos y enlaces relacionados con los virus informáticos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestros sitios web. Al utilizar y seguir navegando por este sitio web, aceptas las cookies. Haz clic en "más información" para obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web

Aceptar y cerrar