En las reuniones familiares de hoy en día se suele hablar sobre la seguridad en Internet para los niños: En otras palabras, lo que los padres esperan de los niños en cuanto al uso responsable de Internet y las precauciones de sentido común para mantener a los menores a salvo en Internet.

Las redes sociales son muy importantes en este caso. Según un reciente informe sobre Internet del Pew Research Center, el 81 % de los adolescentes encuestados de entre 12 y 17 años utiliza las redes sociales, y si bien muchos niños tienen perfiles en sitios como Facebook, no siempre se muestran activos en esos sitios por una variedad de razones: algunos niños se sienten presionados por el hecho de tener que compartir mucho contenido, se sienten víctimas de acoso o lo son, o no creen que puedan expresarse libremente. Por ello, pueden sentirse atraídos por nuevos sitios de redes sociales que los padres desconocen. Los padres necesitan saber qué sitios online frecuentan sus hijos, con quién interactúan y por qué prefieren ciertos sitios de redes sociales a otros.

Perfiles sociales y configuración de privacidad

Cada red social comienza con la creación de un perfil. Los niños están cada vez más concienciados sobre lo que deben poner en un perfil, pero los padres deben seguir revisando dicha información, ya que es un punto clave sobre la seguridad online de sus hijos. En lo que se refiere a un perfil, menos es más. Ninguna persona conectada online necesita saber a qué colegio va un niño, el estado de sus relaciones, los nombres de mascotas anteriores o actuales, las direcciones de casa o de correo electrónico, los números de teléfono o cualquier otra información identificativa.

Los padres pueden enseñar a sus hijos cómo utilizan los ciberdelincuentes la información identificativa para acceder a cuentas personales, enviar spam, hacerse pasar por alguien o causar cualquier otro tipo de daño. Ayúdalos a establecer su configuración de privacidad para limitar estrictamente quién puede ver sus actividades y su perfil en las redes sociales. Los amigos de amigos, por ejemplo, no necesitan ver sus publicaciones y fotos. Revisa periódicamente su configuración de privacidad para asegurarte de que nada ha cambiado.

Los peligros de compartir demasiada información

El hecho de "compartir demasiada información" en redes sociales no es seguro. Aunque parezca inofensivo, si el niño publica en una red social que va a estar solo en casa, podría ponerse en peligro. Lo mismo sucede con el hecho de comentar a sus amigos online que se va de vacaciones, que básicamente es decirle al mundo cuándo va a estar su casa vacía. Puede que los niños no entiendan que una simple publicación pidiendo un número de teléfono puede provenir de un ciberdelincuente. Los padres pueden ayudar a sus hijos comentándoles distintas situaciones para que comprendan qué tipo de información no debe compartirse en las redes sociales.

Lo que pasa online, permanece online

Con frecuencia, los niños se ven envueltos en los dramas de sus amigos, con lo que llenan así las redes sociales con peleas y comentarios dañinos. Pueden surgir comportamientos de ciberacoso, haciendo que los niños se sientan vulnerables y solos. Los niños pueden grabar un vídeo y publicarlo online rápidamente, sin pensar en las consecuencias. Los padres pueden explicar a sus hijos que lo que pasa en Internet, permanece en Internet. Para siempre. Enseña a tus hijos a pensar antes de publicar algo y a no acudir de inmediato a Facebook o Twitter en un arrebato de ira. Los padres deben actuar con firmeza a la hora de explicar que los comentarios, las acciones y los comportamientos online deben basarse en la misma cortesía y respeto que los niños utilizarían en persona, cara a cara.

Seguridad móvil y redes sociales

La seguridad infantil en Internet incluye los dispositivos móviles. Cada vez hay más niños que tienen acceso a Internet desde sus propios teléfonos móviles, tablets y dispositivos portátiles. El acceso móvil también significa que los niños tienen la capacidad de pasar rápidamente a nuevas redes sociales antes de que lo veas en el equipo familiar. Establecer reglas estrictas sobre el registro en nuevos sitios es fundamental, al igual que mantener una comunicación abierta. Pregúntate por qué el niño puede sentir la necesidad de pasar a una nueva red social, si se trata de alejarse del ciberacoso o simplemente de formar parte de una comunidad online nueva, más amable y gentil.

Trabajo crucial para los padres

La seguridad infantil en Internet parece una tarea de enormes proporciones en lo que a ubicuidad de las redes sociales se refiere, pero sin duda es necesaria e importante. Demuestra ante tus hijos el comportamiento online que esperas de ellos e insiste para seguirles y ser amigo suyo en las redes sociales. Configura controles parentales y asegúrate de conocer las nuevas redes sociales y determinar si son apropiadas para tus hijos. Como el acceso móvil aumenta la exposición general de los niños en las redes sociales, puede que te resulte útil invertir en software de seguridad móvil con herramientas de control parental que te ayudarán a controlar la actividad móvil de tus hijos. Ante todo, haz de la seguridad en Internet una prioridad familiar.

Otros artículos y enlaces relacionados con la seguridad en Internet para los niños

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestros sitios web. Al utilizar y seguir navegando por este sitio web, aceptas las cookies. Haz clic en "más información" para obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web

Aceptar y cerrar