content/es-es/images/repository/isc/2017-images/internet-safety-tips-img-24.jpg

El acoso ciertamente ha evolucionado desde los días de las peleas con los puños después de la escuela o los registros para conseguir el dinero del almuerzo. De hecho, se ha actualizado con el transcurso del tiempo y ahora se realiza a través de los correos electrónicos, los mensajes de texto y las redes sociales. Y aunque tengas alguna noción acerca de los daños que puede causar, las estadísticas demuestran que se trata de un problema generalizado y peligroso. Vamos a echar un vistazo a las cifras relacionadas con el ciberacoso y las 10 formas principales que existen de detener a los atacantes online.

1) Díselo a alguien

Según DoSomething.org, solo una de cada 10 víctimas habla con un adulto de confianza sobre el acoso online; sin embargo, el 68 % de los adolescentes está de acuerdo en que el ciberacoso es un problema grave. A menudo, esta falta de comunicación se deriva de la vergüenza o el miedo. A los niños les preocupa que el hecho de informar a un adulto empeorará el acoso cuando el acosador lo descubra, o que los maestros y los padres no podrán hacer nada para detener el abuso. Es esencial que pidas ayuda si crees que tus hijos están siendo acosados online. Busca formas prácticas de abordar el problema, como involucrar a los administradores de la escuela o ponerse en contacto con los sitios de redes sociales directamente.

2) Conserva todas las pruebas

En algunos casos, el acoso cruza la línea y pasa de ser un simple problema a convertirse en acoso o amenazas criminales. Esto fue lo que le sucedió a Izzy Dix, que en septiembre de 2013 se suicidó después de sufrir acoso online continuo. Aunque la policía inició una investigación sobre el incidente, no encontró motivos para acusar a los "trolls" online de la muerte de Izzy. Su madre, Gabbi, acaba de obtener registros que muestran un patrón de acoso a través de las redes sociales y quiere que el caso se vuelva a abrir. Si su hijo es víctima de ciberacoso, asegúrese de guardar todos los mensajes y publicaciones de los acosadores: tome capturas de pantalla o fotos en el smartphone, además de registrar la fecha y la hora.

3) No sucumbas a la manipulación

Nobullying.com informa de que el 55 % de todos los adolescentes que utilizan las redes sociales han sido testigos de alguna forma de acoso, y que el 95 % han ignorado el comportamiento por completo. Para combatir esto, se recomienda una mezcla de las acciones de reconocer y evitar. Aquellos que observan los ataques deben estar dispuestos a informar de los problemas a los amigos, familiares o maestros, mientras que para aquellos que están siendo acosados, lo mejor es hacer caso omiso de los ataques, en lugar de responder a ellos. El objetivo de cualquier acosador es incitar a la víctima para despertar su ira, es decir, "llegar" a su objetivo y conseguir que acepte peticiones disparatadas o afirmaciones maliciosas. La mejor opción es bloquear al acosador en las redes sociales y las cuentas de correo electrónico.

4) Más información

Según InternetSafety101.org, solo el 7 % de los padres están preocupados por el ciberacoso, a pesar del hecho de que el 33 % de los adolescentes han sido víctimas.

Es crucial que los padres sepan todo lo que puedan acerca de lo que sus hijos están haciendo en Internet y con sus smartphones. De hecho, una idea generalmente equivocada es que los niños siempre son los agresores y las niñas, las posibles víctimas. Sin embargo, las niñas tienen las mismas probabilidades que los niños de ser víctimas y agresores. Mientras que los varones son más propensos a amenazar, las niñas se centran en el abuso emocional de las víctimas para socavar la autoestima, lo cual podría ser más perjudicial.

5) Entender el alcance

Muchos adultos creen que los sitios de redes sociales son los posibles escenarios de los comportamientos de acoso, y tienen razón. Pero el 73 % de los adolescentes tiene ahora un smartphone, por lo que hay un mayor margen de daño potencial. El acoso puede producirse en Facebook, Twitter e Instagram, o bien a través de Snapchat, correos electrónicos y mensajes de texto que provienen directamente de los acosadores. Y dado que estos teléfonos nunca están lejos de las manos de adolescentes, el acoso puede ser casi constante. Con la velocidad vertiginosa a la que cambia la tecnología, es importante que vigile siempre los dispositivos móviles de sus hijos y su comportamiento online para adelantarse a las amenazas potenciales.

6) Reconocer los signos

Un niño que sufre ciberacoso tiene el mismo aspecto que cualquier otro adolescente: a menudo se muestra reacio a hablar sobre cómo le ha ido el día o revelar información personal. Pero según el Centro Nacional para la Prevención del Crimen (National Crime Prevention Council, NCPC), debes buscar otras señales, como una pérdida de interés en sus actividades favoritas, faltar a clases y cambios en los hábitos de sueño o comida. Mientras que cualquiera de estas señales puede ser indicio de diversas preocupaciones, también podrías notar una súbita falta de interés en el uso del ordenador, o bien en el caso del niño que es el acosador, una ira extrema si le quitas sus privilegios de uso del teléfono o el ordenador.

7) Protege tus datos

En el caso de Izzy Dix, los acosadores lograron crear un perfil de Facebook falso con una foto robada para publicar mensajes dañinos. Es importante que tanto tú como tu hijo adolescente seáis diligentes a la hora de publicar datos online. Es una buena idea limitar el número de fotos y la información personal que tu hijo adolescente publica online. Asegúrate de que sabe mantener las contraseñas siempre seguras y de que las cambian regularmente. Se sabe que los acosadores han logrado "piratear" los perfiles de las víctimas para publicar comentarios groseros y ofensivos. Asimismo, los adolescentes siempre deben establecer sus perfiles en las redes sociales como "privados" e ignorar los mensajes de personas que no conocen de nada.

8) Evita que se cambien las tornas

Tal como señala Nobullying.com, algunas víctimas se enfrentan a los acosadores, y entonces se convierten personalmente en acosadores. Si bien esto puede parecer una manera de resolver el problema, lo que sucede a menudo es una especie de "ida y venida" entre la víctima y el agresor, lo que tiende a prolongar el comportamiento. Asegúrate de que educas a tu hijo adolescente para que sea respetuoso con los sentimientos y la privacidad online de los demás. Dile a tu hijo que entiendes el impulso que le lleva a querer tomar represalias, pero que a largo plazo, lo mejor es no involucrarse de esa forma ni seguir ese camino.

9) Permanecer juntos

Es importante permanecer juntos y buscar soluciones a largo plazo para el ciberacoso. En Canadá, se ha presentado un proyecto de ley reciente por el que es ilegal distribuir las imágenes de una persona sin su consentimiento, y permite a la policía conseguir una orden judicial para obtener información acerca de los usuarios de Internet basándose en "motivos razonables para sospechar" que se ha cometido una ofensa. El proyecto de ley no es perfecto, pero podría convertirse en una hoja de ruta para que la futura legislación pueda mantener la seguridad de tus hijos en Internet. Mientras tanto, en Estados Unidos, las leyes varían de un estado a otro, por lo que es importante comprender cuáles son tus derechos y notificar cualquier problema a las autoridades correspondientes si se va de las manos.

10) Exige responsabilidades a los acosadores

Un equipo de investigadores de la Universidad Clemson está desarrollando una aplicación que escanea fotos, vídeos y datos de redes sociales para reconocer los signos de acoso. Si se detecta el acoso, la aplicación avisa a la víctima, los padres, los administradores de la escuela e incluso al autor del acoso, para proporcionar visibilidad total y detener así el acoso de raíz. Incluso sin una aplicación lista para usar, los padres deben exigir responsabilidades a los acosadores, y deben alertar a los funcionarios de la escuela y a los padres de los acosadores. Los acosadores deben comprender que sus acciones tienen consecuencias, y todo el mundo merece vivir sin miedo.

Las estadísticas de ciberacoso lo dejan claro: se trata de un problema grave y persistente. No obstante, armados con datos y soluciones viables, los padres y los adolescentes pueden ayudar a hacer retroceder la marea de la mala conducta online.

Las 10 formas principales de detener el ciberacoso

El ciberacoso es un problema creciente para la juventud de hoy en día, y puede ser desafiante mentalmente. Sigue estos 10 consejos para detener a los ciberacosadores.
Kaspersky Logo