La banca online es genial, ¿verdad? Puedes encender tu ordenador de sobremesa, smartphone o tablet, pagar una factura, consultar tu saldo bancario o incluso mover dinero de un lugar a otro, todo desde la comodidad de tu casa.

Atrás quedaron los días en que teníamos que esperar a que el banco abriera. Y nos encanta. Tanto que en 2013, más del 50 % de las personas que viven en Estados Unidos eligieron la comodidad de la banca online para acceder a sus cuentas. Por desgracia, no somos los únicos que ven este aumento de las operaciones bancarias online.

Siempre habrá cibercriminales donde se puede conseguir dinero. La banca online les ofrece otra oportunidad para tratar de conseguir la información de tu cuenta o de engañarte para que les proporciones información de seguridad, como nombres de usuario, contraseñas y datos memorables. La banca electrónica segura online comienza con la concienciación sobre los trucos que los cibercriminales utilizan para conseguir tu dinero.

Secretos comerciales de un cibercriminal

El hacker utilizará dos rutas para acceder a las cuentas bancarias online: el phishing y el robo de contraseñas.

Phishing: recibes un correo electrónico hoax que parece de tu banco. La estafa te indica que hagas clic en un enlace del correo electrónico, que te lleva a un sitio web falso que parece el sitio web del banco. Escribes tu información de seguridad, ya que crees que están a salvo, y eso es todo: has entregado tus datos a un estafador.

Robo de contraseñas: los cibercriminales pueden engañarte para que instales un programa en tu ordenador que registra lo que escribes. Así, la próxima vez que inicies sesión en tu cuenta online, el programa registrará en secreto la información de tu contraseña y la enviará al estafador. Así de fácil.

A continuación, te enteras de que tu tarjeta bancaria ha sido rechazada y descubres que te han vaciado la cuenta. Pero no te preocupes.

Al igual que puedes bloquear la puerta de entrada para reducir las probabilidades de sufrir un robo, puedes tomar medidas para minimizar el riesgo de fraude bancario online.

Defensa

Para garantizar la seguridad de la banca por Internet, tan solo piensa en TU DINERO:

  • Debes revisar con regularidad tu cuenta y los extractos de tus tarjetas de crédito para detectar transacciones sospechosas. Si ves algo extraño, informa a tu banco lo antes posible.
  • Simplemente introduce la información de tu cuenta en las páginas web con el símbolo de un candado en tu navegador y si la dirección web ha cambiado de http a https, significa que la conexión es segura.
  • Utiliza el sentido común y sé precavido. No hagas clic en mensajes emergentes o enlaces de correos electrónicos que afirman ser de tu banco. En su lugar, escribe la dirección web completa del banco en el navegador. Comprueba si un mensaje es auténtico y llama a tu banco.
  • ¿Has recibido una llamada o un correo electrónico de tu banco que no esperabas? Desconfía de ellos y nunca reveles datos personales en mensajes de correo electrónico o a menos que hayas llamado tú mismo al banco.
  • Combina letras y números cuando elijas tu contraseña para asegurarte de que no sea fácil de adivinar. Nunca anotes tu contraseña.
  • Accede a tu cuenta bancaria solo desde una red inalámbrica segura. Si utilizas un ordenador público, nunca lo dejes desatendido cuando estés conectado y desconéctate correctamente cuando termine tu sesión de banca.
  • Nunca publiques información personal que podría revelar tus datos bancarios en sitios de redes sociales.
  • Los archivos adjuntos de correo electrónico de sitios web en los que no confías son una gran señal de advertencia. No los abras.
  • Tu ordenador necesita un buen software de seguridad para protegerlo contra programas maliciosos y ciberataques. Protege tu ordenador de sobremesa ahora con Kaspersky Internet Security.

La parte legal

Si crees que has sido víctima de un fraude bancario online, ponte en contacto con tu banco para informar de tus sospechas de inmediato.

Las víctimas de fraude tienen protección legal, por lo que no serás responsable de ninguna pérdida, a menos que hayas actuado de manera fraudulenta o sin un cuidado razonable. También es responsabilidad de tu banco transmitir los detalles del fraude a la policía para que tú no tengas que hacerlo.

Ponte en contacto con tu banco si:

  • Detectas alguna transacción no autorizada en tu extracto bancario online.
  • Crees que has revelado información a un sitio web falso.
  • Crees que algún tipo de malware ha capturado alguna de tus contraseñas.

Otros artículos y enlaces relacionados con la seguridad de dispositivos conectados a Internet

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestros sitios web. Al utilizar y seguir navegando por este sitio web, aceptas las cookies. Haz clic en "más información" para obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web

Aceptar y cerrar