Skip to main

Las ciberamenazas no son solo un problema para las grandes empresas y los gobiernos: las pequeñas empresas también pueden ser un objetivo. De hecho, hay pruebas de que las pequeñas empresas son más vulnerables a los ciberataques, simplemente porque no tienen los recursos necesarios para protegerse de forma eficaz.

Es importante proteger a las empresas de los ciberataques, pero como el panorama cibernético evoluciona todo el tiempo, es difícil saber por dónde comenzar. Aquí encontrarás una guía para ayudar a las pequeñas empresas en su recorrido por el mundo de las ciberamenazas.

¿Por qué es tan importante la ciberseguridad para las pequeñas empresas?

Los ciberataques ponen en riesgo tu dinero, tus datos y tu equipo de TI. Si un pirata informático accede a la red, puede causar mucho daño a su paso con la información que obtiene, como lo siguiente:

  • Acceso a listas de clientes
  • Información de tarjetas de crédito de clientes
  • Datos bancarios de la empresa
  • Estructura de precios
  • Diseños de producto
  • Planes de crecimiento empresarial
  • Procesos de fabricación
  • Otros tipos de propiedad intelectual

Estos ataques no solo ponen en riesgo a la empresa. Los piratas informáticos pueden utilizar el acceso a tu red como un trampolín hacia las redes de otras empresas de cuyas cadenas de suministro formas parte.

Con el aumento del trabajo remoto en todo el mundo, la ciberseguridad para empresas ha cobrado mayor importancia. Muchas pequeñas empresas usan tecnología y herramientas basadas en la nube para sus operaciones diarias, como reuniones virtuales, publicidad, compra y venta, comunicaciones con clientes y proveedores, y operaciones bancarias. Por cuestiones financieras y de reputación, es fundamental proteger los datos y sistemas basados en la nube de los ataques o las filtraciones no autorizadas.

¿Cuál es el impacto de los ciberataques para las pequeñas empresas?

Un ciberataque puede tener un impacto devastador en las empresas. De hecho, el 60 % de las pequeñas empresas que son víctimas de un ataque tienen que cerrar dentro de los seis meses posteriores. Si bien este puede ser el resultado más devastador de un ataque, tu empresa podría experimentar otras consecuencias, como las siguientes:

  • Pérdidas financieras por el robo de información bancaria.
  • Pérdidas financieras por la interrupción del negocio.
  • Elevados costes para librar la red de amenazas.
  • Daño a la reputación tras informar a los clientes que su información se ha visto comprometida.
Una persona trabajando en una sala de servidores

Consejos de ciberseguridad para pequeñas empresas

Como pequeña empresa, podrías sentirte indefenso frente a los ciberataques. Afortunadamente, si consideras las últimas ideas en seguridad para empresas, puedes proteger a la tuya. A continuación, te dejamos algunos consejos esenciales sobre ciberseguridad:

1: Forma a los empleados

Los empleados pueden hacer que la empresa sea vulnerable a un ataque. Si bien no hay estadísticas precisas porque varían de un país y de un sector a otro, no hay dudas al respecto de que la mayor proporción de filtraciones de datos se debe al personal interno que, por malicia o por negligencia, otorga a los ciberdelincuentes acceso a sus redes.

Hay muchos escenarios que podrían dar lugar a ataques propiciados por los empleados. Por ejemplo, un empleado puede perder la tableta del trabajo o divulgar las credenciales de inicio de sesión. Además, los empleados pueden abrir por error correos electrónicos fraudulentos que distribuyen virus en la red de la empresa.

Para protegerte contra las amenazas desde el interior de la empresa, invierte en la formación sobre ciberseguridad de tus empleados. Por ejemplo, enséñale al personal sobre la importancia de usar contraseñas seguras y cómo detectar los correos electrónicos de phishing. Establece políticas claras para describir la forma de administrar y proteger la información de los clientes y otros datos esenciales.

2: Evalúa los riesgos

Evalúa los posibles riesgos que podrían comprometer la seguridad de las redes, los sistemas y la información de la empresa. La identificación y el análisis de las posibles amenazas permiten formular un plan para resolver las brechas en la seguridad.

Como parte de la evaluación de riesgos, determina dónde y cómo se almacenan los datos y quién tiene acceso a ellos. Identifica quién puede querer acceder a los datos y cómo puede tratar de conseguirlo. Si los datos de la empresa se almacenan en la nube, puedes pedirle ayuda a tu proveedor de almacenamiento en la nube para realizar la evaluación de riesgos. Determina los niveles de riesgo de posibles eventos y las formas en que las filtraciones pueden repercutir en la empresa.

Una vez que haya completado este análisis e identificado las amenazas, utiliza la información obtenida para desarrollar o perfeccionar la estrategia de seguridad. Revisa y actualiza esta estrategia con regularidad y cada vez que modifiques el almacenamiento y el uso de la información. De esta manera, te asegurarás de que los datos siempre estén protegidos.

3: Instala software antivirus

Escoge un software antivirus que pueda proteger todos los dispositivos de virus, spyware, ransomware y estafas de phishing. Asegúrate de que el software no solo ofrezca protección, sino también tecnología que ayude a limpiar los dispositivos cuando sea necesario y los restablezca a su estado previo a la infección. Para mantener la protección contra las últimas ciberamenazas y aplicar parches en las vulnerabilidades, es importante que el antivirus siempre esté actualizado.

4: Mantén actualizado el software

Como ocurre con los antivirus, todo el software que uses para el funcionamiento de la empresa debe estar actualizado. Los proveedores suelen actualizar el software para fortalecerlo o para añadir parches que cierran las vulnerabilidades de seguridad. Ten en cuenta que algunos softwares, como el firmware del enrutador Wi-Fi, deben actualizarse de forma manual. Si no se actualizan los parches de seguridad, el enrutador y los dispositivos conectados a este seguirán siendo vulnerables.

5: Haz copias de seguridad de los archivos con regularidad

¿Tu empresa realiza copias de seguridad de sus archivos? Si se produce un ciberataque, los datos podrían verse comprometidos o eliminarse. Si eso ocurre, ¿podría seguir operando tu empresa? No olvides considerar la cantidad de datos que se almacenan en ordenadores portátiles y teléfonos móviles. Sin ello, muchas empresas no podrían operar.

Como ayuda, cuenta con un programa de copia de seguridad que copie automáticamente los archivos en el almacenamiento. Si fueras víctima de un ataque, podrás restaurar todos los archivos a partir de las copias de seguridad. Escoge un programa que te dé la posibilidad de programar o automatizar el proceso de copia de seguridad para que no tengas que acordarte de hacerlo. Almacena las copias de seguridad en un equipo sin conexión para que nadie pueda cifrarlas ni prohibir el acceso a ellas si el sistema sufre un ataque de ransomware.

6: Cifra la información clave

Si, en tu empresa, se suelen administrar datos relacionados con tarjetas de crédito, cuentas bancarias u otra información confidencial, una práctica recomendada es contar con un programa de cifrado. El cifrado protege los datos porque convierte la información almacenada en un dispositivo en códigos ilegibles.

El cifrado se diseñó pensando en la peor situación posible: si un pirata informático roba datos, no le servirán de nada porque no tendrá las claves para desencriptarlos y descifrar la información. Esta es una precaución de seguridad sensata en un mundo en el que hay mil millones de registros expuestos por año.

7: Limita el acceso a los datos confidenciales

En tu empresa, reduce al mínimo la cantidad de personas que pueden acceder a los datos críticos. De esta forma, lograrás minimizar tanto el impacto de una filtración de datos como la posibilidad de que los actores de mala fe internos obtengan acceso autorizado a los datos. Implementa un plan que tenga una lista detallada de las personas que tienen acceso a determinados niveles de información, para que esos roles y responsabilidades sean claras para todos los involucrados.

8: Protege la red Wi-Fi

Si se usa la red WEP (Privacidad equivalente por cable) en la empresa, asegúrate de cambiar a WPA2 o versiones posteriores, ya que son más seguras. Algunas empresas descuidan la actualización de su infraestructura y, aunque es probable que ya estés usando WPA2, verifícalo. Puedes leer más sobre WEP o WPA en nuestra guía.

Puedes proteger la red Wi-Fi de las filtraciones de piratas informáticos si cambias el nombre del enrutador o del punto de acceso inalámbrico, también llamado identificador de conjunto de servicios (SSID). Para aumentar la protección, puedes usar una frase de clave compleja precompartida (PSK).

9: Establece una política de contraseñas seguras

Asegúrate de que todos los empleados usen una contraseña segura en los dispositivos que contengan información confidencial. Una contraseña segura tiene al menos 15 caracteres, o más, y suele ser una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y símbolos. Cuánto más difícil de descifrar sea una contraseña, menos probabilidades de éxito tendrá el ataque de fuerza bruta.

Además, debes implementar una política para cambiar las contraseñas con regularidad (como mínimo, cada tres meses). Como medida adicional, las pequeñas empresas pueden activar la autenticación multifactor (MFA) en los dispositivos y las aplicaciones de los empleados. 

10: Usa administradores de contraseñas

Es difícil recordar las contraseñas seguras y específicas de cada dispositivo o cuenta. Tener que recordar y escribir contraseñas largas en cada ocasión también les hará perder tiempo a tus empleados. Es por esto que muchas empresas usan herramientas de gestión de contraseñas.

Un administrador de contraseñas almacena las contraseñas por ti, genera automáticamente el nombre de usuario y la contraseñas correctos, y hasta las respuestas a la pregunta de seguridad para iniciar sesión en sitios web o aplicaciones. Con esta herramienta, los usuarios solo tienen que recordar un único PIN o contraseña maestra para acceder al repositorio de información de inicio de sesión. Además, muchos administradores de contraseñas impiden que los usuarios configuren contraseñas inseguras o ya usadas, y emiten recordatorios para cambiarlas con regularidad.

11: Usa un firewall

Un firewall protege el hardware y el software, lo que representa un beneficio para cualquier empresa que tenga sus propios servidores físicos. El firewall también bloquea o impide que los virus entren a la red. Se complementa con la acción del antivirus, que apunta al software al que afecta un virus que ya ha entrado al sistema.

Asegúrate de tener un firewall para proteger el tráfico de red de la empresa, tanto entrante como saliente, ya que puede impedir que los piratas informáticos ataquen la red mediante el bloqueo de determinados sitios web. También se puede programar para restringir el envío de datos y correos electrónicos confidenciales desde la red de su empresa.

Una vez que hayas instalado el firewall, recuerda mantenerlo actualizado. Verifica que las versiones de software o firmware instaladas siempre sean las últimas disponibles.

12: Usa una red privada virtual (VPN)

Con una red privada virtual, se añade otra capa de seguridad a la empresa. Las VPN permiten que los empleados accedan a la red de la empresa de forma segura cuando están de viaje o trabajan de forma remota. Esto se logra mediante la canalización de los datos y la dirección IP por otra conexión segura entre tu propia conexión a Internet y el sitio web o el servicio en línea al que tienes que acceder. Es particularmente útil cuando se usan conexiones a Internet públicas, como en cafeterías, aeropuertos o servicios de Airbnb, que son vulnerables a los piratas informáticos. Una VPN ofrece una conexión segura a los usuarios, que aleja a los piratas informáticos de los datos que quieren robar.

13: Protégete contra el robo físico

Debes prestar atención a los piratas informáticos que intentan infiltrarse en tu red, pero no debes olvidarte de que también pueden robarte el hardware. Debes evitar que personas no autorizadas accedan a los dispositivos de la empresa, como los ordenadores portátiles, los de escritorio, los escáneres, etcétera. Para ello, puedes implementar algún tipo de protección física del dispositivo o añadir un rastreador físico que permitirá recuperar el dispositivo en caso de pérdida o robo. Asegúrate de que todos los empleados entiendan la importancia de los datos almacenados en sus teléfonos móviles u ordenadores portátiles cuando se trasladan.

Crea perfiles y cuentas de usuarios distintas para todos los empleados que usan el mismo dispositivo, así añadirás otra capa de protección. También es una buena idea configurar el borrado remoto, ya que permite eliminar los datos de forma remota de un dispositivo perdido o robado.

14: No pases por alto los dispositivos móviles

Los dispositivos móviles representan desafíos para la seguridad, en especial, si tienen información confidencial o acceso a la red corporativa. Aun así, muchas veces se los pasa por alto cuando se planifica la ciberseguridad de una empresa. Pídeles a los empleados que protejan los dispositivos con una contraseña, que instalen aplicaciones de seguridad y que cifren los datos para impedir que los delincuentes roben información cuando se conecten a redes públicas desde el teléfono. Notifica los procedimientos a seguir para los teléfonos y las tabletas perdidas o robadas.

15: Protege también a los terceros que trabajan contigo

No te fíes de otras empresas, como socios o proveedores, que tienen acceso a los sistemas. Corrobora que ellos también siguen prácticas similares a las que tú aplicas. No tengas miedo de hacer una verificación antes de concederle acceso a una persona o empresa.

Qué buscar en una empresa de ciberseguridad

La ciberseguridad no está entre los principales objetivos de muchas pequeñas empresas. Es más que entendible si necesitas ayuda con la ciberseguridad, al fin y al cabo, estás a cargo del funcionamiento de la empresa. Pero, ¿cómo saber qué debes buscar en una empresa de ciberseguridad? Estas son algunas de las características clave a tener en cuenta:

Análisis y pruebas independientes:

Una empresa de ciberseguridad podría deslumbrarte con palabras técnicas y una campaña de marketing impresionante, por eso es importante que te fijes en los análisis y las pruebas independientes. Las mejores empresas de ciberseguridad someten a prueba sus productos y quieren compartir los resultados.

Evita las opciones económicas:

No querrás relacionarte con una empresa que instale el software y desaparezca inmediatamente después. Además, una empresa que diga estar especializada en un campo sin ofrecer productos adicionales o asistencia no puede proporcionar la protección que necesitas.

Asistencia adicional:

Ya sea que hayas detectado una amenaza o que tengas dificultades para hacer una copia de seguridad de los archivos, necesitas una empresa que te ofrezca el nivel de asistencia adecuado. Escoge una empresa que te ayude a lidiar con las amenazas, a encontrar soluciones y a evitar las dificultades de la ciberseguridad.

Potencial de crecimiento:

Necesitas una empresa de ciberseguridad que pueda acompañar el crecimiento de tu empresa. Céntrate en empresas que ofrezcan paquetes completos de opciones de seguridad empresarial, incluidas las que puedas necesitar en un futuro.

Los propietarios de pequeñas empresas siempre han tenido una larga lista de tareas pendientes, pero ahora la ciberseguridad encabeza esa lista. Afortunadamente, hay pasos que puedes llevar a cabo para proteger tu pequeña empresa, y una empresa de ciberseguridad adecuada puede ayudarte a mitigar los riesgos.

En el 2021, Kaspersky Endpoint Security fue galardonado con tres premios AV-TEST por ofrecer el mejor rendimiento, protección y facilidad de uso de un producto de seguridad de endpoints para empresas. En todas las pruebas, Kaspersky Endpoint Security demostró un rendimiento, una protección y una facilidad de uso sobresalientes para las empresas.

Artículos y enlaces relacionados:

Productos y soluciones:

Ciberseguridad para pequeñas empresas

Las pequeñas empresas son vulnerables a una gran variedad de ciberamenazas. Aprende a proteger tu pequeña empresa con estos consejos prácticos sobre ciberseguridad.
Kaspersky Logo