Los virus informáticos, gusanos y virus troyanos pueden causar diferentes tipos de daños a los ordenadores, redes, dispositivos móviles y datos.

Cómo pueden afectar los problemas de malware a usuarios domésticos y empresas

El alcance de los daños ocasionados por software malicioso dependerá de si el malware ha infectado un ordenador doméstico o una red empresarial. Las consecuencias de los daños también pueden variar en función del tipo específico de malware y el tipo de dispositivo infectado, además de la naturaleza de los datos almacenados en el dispositivo o a los que este accede.

Mientras que en algunos casos los resultados de una infección de malware pueden ser imperceptibles para el usuario, en otros las consecuencias pueden ser muy graves:

  • Para los usuarios domésticos, una infección puede ocasionar la pérdida de información relativamente poco importante que puede sustituirse fácilmente o bien puede ocasionar la pérdida de información que permite el acceso del cibecriminal a la cuenta bancaria del usuario.
  • En una red empresarial, un virus troyano que envía spam puede generar un aumento imperceptible del tráfico de comunicaciones, mientras que otros tipos de infección pueden ocasionar el bloqueo absoluto de la red empresarial o la pérdida de datos empresariales críticos.

Obtén más información en los artículos siguientes: