Un troyano es un tipo de malware camuflado como software legítimo. Los cibercriminales lo emplean a menudo para robar datos privados, espiar a los usuarios y obtener acceso no autorizado a los sistemas. Si has prestado atención a la seguridad para ordenadores y en Internet durante la última década, sin duda te habrás encontrado con la expresión "virus troyano". Aunque puede que sepas que estos elementos de malware son malas noticias, quizás no seas consciente de lo que pueden hacerle a tu ordenador, cómo se introducen en él y cómo evitarlos. Al lograr una comprensión completa de lo que es un troyano y de lo que puede hacer, te pones en la mejor posición posible para evitar tener que enfrentarte a estos peligrosos elementos de software en conjunto.

¿Qué es un virus troyano?

El término "virus troyano" es un nombre poco apropiado, pero se utiliza habitualmente en lugar del término correcto, "troyano". Un virus infectará los archivos del ordenador habituales, se hará con el control de un archivo especificado y lo dañará en el proceso. El virus intentará propagarse a otros ordenadores infectando otros archivos.

Por el contrario, los troyanos son programas en sí y de por sí, ya que no necesitan dañar otro archivo para llevar a cabo su sucia labor. Tampoco se propagan a otros ordenadores, ya que infectan un solo equipo en cada caso. Pero no te dejes engañar; los peores troyanos son tan dañinos como cualquier virus informático.

Cómo funcionan los troyanos

Al igual que la historia del caballo de Troya de la antigüedad, el malware troyano parece ser algo que quieres tener. A menudo adopta la forma de un elemento de software gratuito o de un archivo adjunto de un correo electrónico, y luego, una vez que le das permiso para instalarse en tu equipo, abre las compuertas.

Una vez que el troyano tiene acceso al ordenador, puede hacer casi cualquier cosa, pero la mayoría de estos tipos de malware buscan conseguir el control total del ordenador de sobremesa. Esto significa que cualquier cosa que realizas en el ordenador se graba y se envía a un servidor especificado por el troyano. Esto puede ser especialmente peligroso si utilizas el ordenador de sobremesa para realizar transacciones financieras, ya que el troyano enviará tu información bancaria o la información de tus tarjetas de crédito a personas que desean utilizarla o venderla. Los troyanos también pueden convertir tu ordenador en un zombi, lo que permite a un hacker utilizar tanto el ordenador como la conexión a Internet para lanzar ciberataques por todo el mundo.

Cómo protegerse

Los troyanos se llaman así porque necesitan tu permiso para ejecutarse en el ordenador, y lo consiguen si ejecutas el programa tú mismo o si abres un documento o imagen que ejecuta el programa. Con esto en mente, la primera y mejor defensa frente a los troyanos es no abrir nunca un archivo adjunto de correo electrónico ni ejecutar un programa si no estás totalmente seguro de la fuente, lo que incluye todos los archivos descargados de sitios web o programas punto a punto (P2P, del inglés Peer-to-Peer). Pero esto rara vez es posible en el mundo interconectado de hoy en día, por lo que se requiere tomar algunas medidas de seguridad específicas.

Mantén tu software siempre actualizado. Esto es doblemente válido para programas importantes, como el sistema operativo y el navegador. Los hackers aprovechan agujeros de seguridad conocidos en estos tipos de programas que pueden ayudar a que el troyano realice su trabajo, e incluso si el proveedor corrige los agujeros, no te servirá de nada a menos que mantengas la última versión de tu software. Para mantener tu conexión a Internet lo más segura posible, utiliza siempre un firewall. Tanto los firewalls de software como los de hardware son excelentes a la hora de controlar el tráfico malicioso de Internet y, a menudo, pueden impedir la descarga de troyanos en tu ordenador en primer lugar.

Todas estas cosas son útiles, pero para estar realmente seguro, tendrás que instalar un software antivirus o un antitroyano. Este software, si se mantiene actualizado, analizará el sistema para asegurarse de que no has descargado un troyano, y analizará automáticamente cualquier programa o archivo que ejecutes para garantizar su seguridad. Hay antitroyanos gratuitos en Internet, pero pocos se actualizan periódicamente, y algunos incluso son troyanos en sí mismos. Para proteger mejor tu ordenador, elige un software antivirus de marca con una prueba gratuita. Esto te permitirá ver los beneficios de dicho programa antes de comprarlo. Estos programas suelen venir como parte de un paquete de seguridad general, pero te permiten especificar qué tipo de protección necesitas y desactivar otras funciones.

Proteger tu ordenador frente a los troyanos no tiene por qué ser una tarea monumental. Si sigues unas sencillas reglas sobre seguridad en Internet y combinas esas reglas con una solución de seguridad sólida, podrás garantizar que tu ordenador esté protegido contra la gran mayoría de troyanos y malware que existen.

Otros artículos y enlaces relacionados con los virus troyanos

Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia en nuestros sitios web. Al utilizar y seguir navegando por este sitio web, aceptas las cookies. Haz clic en "más información" para obtener información detallada sobre el uso de cookies en este sitio web

Aceptar y cerrar