<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=5DiPo1IWhd1070" style="display:none" height="1" width="1" alt=""/>

Si durante la última década has leído sobre problemas de seguridad de ordenadores y en Internet, te habrás topado con el término "virus troyano". Aunque ya sepas que estos programas de malware son peligrosos, quizá no sepas exactamente lo que pueden hacerle a tu ordenador, cómo se introducen en tu equipo ni cómo puedes evitarlos. Comprender lo que es un troyano y de lo que es capaz puede ayudarte a evitar tener que enfrentarte a estos peligrosos programas.

¿Qué es un virus troyano?

El término "virus troyano" es un nombre poco apropiado, pero estas dos palabras se utilizan a menudo en lugar del término más correcto: "troyano". Un virus infecta y daña los archivos del ordenador para, a continuación, propagarse a otros ordenadores e infectar otros archivos.

Sin embargo, los troyanos son programas maliciosos que no necesitan dañar otros archivos para llevar a cabo sus actividades. Cada caso de troyano infecta un único equipo y no se propaga a otros ordenadores. Pero no te dejes engañar; los peores troyanos son tan dañinos como cualquier virus informático.

Los daños que puede ocasionar un troyano

Al igual que la antigua historia del caballo de Troya, el malware troyano parece ser un regalo, algo que quieres tener. A menudo, los troyanos vienen en forma de software gratuito o de archivo adjunto en un correo electrónico. Sin embargo, una vez concedes al troyano el permiso para instalarse en tu equipo, empieza a llevar a cabo actividades maliciosas.

En cuanto el troyano accede a tu ordenador, puede hacer prácticamente cualquier cosa. La mayoría de estos tipos de malware intentan hacerse con el control absoluto de tu ordenador, así que cualquier cosa que hagas se registra y se envía a un servidor especificado por el troyano. Esto puede ser especialmente peligroso si utilizas el ordenador para realizar transacciones financieras, ya que el troyano puede enviar tu información bancaria o la información de tus tarjetas de crédito a criminales que utilizarán esta información o la venderán. Los troyanos también pueden convertir tu ordenador en un "zombi", lo que permite a un hacker utilizar tanto el equipo como la conexión a Internet para lanzar ciberataques por todo el mundo.

Formas de protegerte

Estos elementos de malware se llaman "troyanos" porque necesitan tu permiso para ejecutarse en el ordenador, y lo consiguen ya sea porque los ejecutes en forma de programa o porque abras un documento o imagen que ejecute el programa troyano. Así, una de las mejores defensas frente a los troyanos es no abrir nunca un archivo adjunto de un correo electrónico ni un programa si no estás totalmente convencido de que proviene de una fuente segura. Esto incluye tener cuidado con todos los archivos descargados de sitios web o programas punto a punto (P2P, del inglés Peer-to-Peer). Sin embargo, en el mundo interconectado de hoy en día, puede que esta opción no sea práctica, por lo que es posible que necesites tomar algunas medidas de seguridad específicas.

Mantén tu software siempre actualizado. Esto es especialmente importante para programas básicos como tu sistema operativo o tu navegador web. Los hackers se aprovechan de las vulnerabilidades de este tipo de programas, también conocidas como "brechas de seguridad" o "exploits", para que el troyano empiece a desarrollar su actividad. Aunque el proveedor saque parches para las brechas de seguridad del software, solo podrás beneficiarte de ellos si descargas las actualizaciones más recientes para el software, incluidos los parches.

Para mantener tu conexión a Internet lo más segura posible, utiliza siempre un firewall. Tanto los firewalls de software como de hardware pueden ser excelentes a la hora de controlar el tráfico malicioso de Internet y, a menudo, pueden impedir la descarga de troyanos en tu ordenador.

Aunque todos estos pasos pueden ser muy útiles, tu ordenador y tus datos estarán más seguros si instalas un antivirus o un antitroyano. Si lo mantienes actualizado, un buen software antivirus analizará tu ordenador y te garantizará la ausencia de troyanos. También analizará cualquier programa o archivo que ejecutes para garantizar que sea seguro. Aunque existen antitroyanos gratuitos en Internet, solo algunos se actualizan con regularidad y otros, incluso, son a su vez troyanos que están camuflados como antitroyanos. Para proteger tu ordenador, es recomendable que elijas un antivirus conocido que te ofrezca la posibilidad de descargar una versión de prueba gratuita. El periodo de prueba gratuito puede darte tiempo para evaluar las ventajas del producto antes de comprarlo. Con frecuencia, estos programas se incluyen como parte de un paquete de software de seguridad integral que te permite especificar qué funciones de protección quieres activar y cuáles no.

Proteger tu ordenador frente a los troyanos no tiene por qué ser difícil. Si sigues unas sencillas reglas sobre seguridad en Internet e instalas una solución de seguridad sólida, podrás garantizar que tu ordenador esté protegido contra la gran mayoría de troyanos y malware.