Uno de los temas más candentes entre los padres actualmente es la seguridad en Internet para los niños: ¿cómo mantienes la seguridad de tu hijo en Internet? Internet es como una gran extensión de tu barrio, llega a todo el mundo y el niño tiene acceso a todo, tanto a lo bueno y como a lo malo. Los niños también han crecido con algo más que el ordenador familiar y cada vez son más los niños que tienen acceso a smartphones o tablets. Toda esta conectividad puede ser motivo de preocupación para un padre. Afortunadamente, hay varias cosas que puedes hacer para ayudar a tu hijo a navegar por Internet y a reconocer las posibles amenazas.

Consejo de seguridad n.º 1: evitar el malware y el adware

Muchas aplicaciones gratuitas y redes sociales sobreviven gracias al adware, lo que significa que tu hijo está expuesto a más publicidad de la que consideres oportuna. Eso, junto con la facilidad de compra desde las aplicaciones, da a los padres motivo suficiente para controlar el tiempo que los niños pasan en Internet y establecer normas sobre qué aplicaciones están permitidas. Los padres deben explicar a sus hijos cómo funcionan las llamadas aplicaciones "gratuitas", ya que podrían gastar dinero real accidentalmente sin darse cuenta.

Consejo de seguridad n.º 2: protección frente a los depredadores de Internet

Igual que enseñas a tus hijos a no hablar con extraños, debes enseñarles a no hacerlo con contactos online. Los padres deben insistir en que no todo el mundo en Internet es quien dice ser. En resumen, tanto tú como tu hijo debéis saber en todo momento con quién interactúa el niño a través de Internet. Debes conocer la información de contacto de sus amigos, sus nombres de usuario, las direcciones de correo electrónico y cada red social en la que interactúen. El control parental es una herramienta de gran ayuda para bloquear ciertos contactos, así como para supervisar los mensajes online y otras comunicaciones.

Consejo de seguridad n.º 3: denunciar todo comportamiento de ciberacoso

Cada vez más, la seguridad infantil en Internet tiene que ver con el ciberacoso. Según un informe de DoSomething.org, casi el 43 % de los niños han sido víctimas de ciberacoso, pero solo 1 de cada 10 víctimas denuncia este comportamiento a un adulto. Los padres deben hablar con sus hijos acerca de lo que es el ciberacoso y hacerles saber que pueden denunciar a un agresor sin temor a perder sus privilegios en lo que al ordenador se refiere, o que no es su culpa y no serán castigados por ello. Los padres pueden enseñar a sus hijos a ser cautelosos a la hora de abrir correos electrónicos, leer publicaciones o tweets de gente que no conocen, o unirse a una guerra de ciberpalabras. Esto es especialmente importante para los niños que tienen teléfonos móviles; a veces se envían mensajes o imágenes en el calor del momento, o sin pensar en las consecuencias.

Consejo de seguridad n.º 4: reconocer las redes sociales

Parece que hasta los más pequeños están presentes en las redes sociales, atraídos en parte porque todos sus amigos tienen cuentas en dichas redes. Ningún niño quiere sentirse excluido, pero los padres deben hacer lo correcto y decidir si una red social es apropiada para la edad del niño. Algunos sitios, por ejemplo, no filtran el contenido para adultos, lo que significa que todos los usuarios, incluso los niños, tienen acceso a ellos. Otro motivo de preocupación es la cantidad de información que puede compartir un niño en su perfil de la red social. Los padres deben marcar los límites sobre la información que puede y no puede publicarse. Incluso algo tan inocuo como el nombre de la mascota de la familia podría ser problemático, especialmente si se usa el nombre de la mascota en una pregunta de recuperación de contraseña.

Consejo de seguridad n.º 5: luchar contra el robo de identidad

Cada vez es más frecuente que los colegios y otras organizaciones para niños recopilen y almacenen sus datos. Si bien puede haber razones legítimas para recopilar este tipo de información digital, los padres tienen derecho a preguntar qué tipo de información identificativa es realmente necesaria y el modo de almacenamiento de la información sobre su hijo. Desde el principio se debe enseñar a los niños cómo mantener los nombres de usuario y las contraseñas en secreto para todo el mundo excepto para sus padres. Pero la lección no termina ahí: los padres deben decirle a los niños que no compartan información identificativa en Internet como, por ejemplo, la fecha de nacimiento, el lugar de nacimiento, su ciudad natal, el nombre del colegio, etc.

Qué pueden hacer los padres

Si tu hijo va a tener acceso a Internet, debes enseñarle algunas lecciones sobre la seguridad en Internet y lo que significa. Comienza con los pasos básicos de seguridad infantil en Internet: mantener en secreto las credenciales de inicio de sesión, comunicarse solo con amigos de confianza y familiares, ser conscientes de lo que significa "gratis" en la Web y, a continuación, enfoca las lecciones de forma apropiada a su edad. Utiliza software de control parental y herramientas para controlar la actividad online y mantén siempre abiertas las líneas de comunicación familiar.

Otros artículos y enlaces relacionados con la seguridad en Internet